Posteado por: zco1999 | 17 junio 2011

¿Cuál fue, realmente, la ruta seguida por Colón en su primer viaje de descubrimiento?

No hay mas que observar un mapa con las rutas de los cuatro viajes de Cristobal Colón a tierras americanas, para darse cuenta de que la derrota seguida en su primera singladura es muy distinta a la de las tres posteriores.

Esto ha llevado a varios investigadores a cuestionarse si realmente la que ha pasado a la historia fue la ruta que realmente siguieron las naves de Colón en su viaje de descubrimiento. En otras palabras, ¿falseó Colón su libro de derrota y su diario de a bordo?; y si fue así, ¿por qué motivo?

Las razones que hay detrás de estas dudas planteadas por distintos investigadores, son diversas. La principal es de tipo político. De acuerdo al Tratado de Alcázovas, firmado en la villa portuguesa de Alcáçovas el 4 de septiembre de 1479 entre los representantes de los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Castilla y Aragón, si Colón hubiese reconocido que en su primer viaje había cruzado al sur del paralelo 28ºN, o paralelo de La Gomera, cualquier tierra descubierta hubiese pertenecido a la Corona de Portugal. Por ello, y puesto que la empresa de Colón estaba financiada por el reino de Castilla, es posible que el almirante falsease los datos de su diario,  cuya única  copia existente es la transcripción realizada por Bartomeu Casaus, en la que  se dice que la expedición siguió el paralelo de la Gomera hasta llegar a Guanahaní. Sólo de esta forma, podía asegurarse de que las tierras descubiertas pertenecerían al reino castellano.

Antes del desembarco en Guanahaní, avistó tierra tres veces, “luces vistas de noche en la lejanía” . Había pasado cerca de alguna isla más a “barlovento” , en la que no quiso desembarcar porque probablemente estarían  al sur del  paralelo de la Gomera. Y Colón necesitaba dar con una isla por encima de los 28ºN  para poder reclamar su descubrimiento para el Reino de Castilla.

Pero Colón era un experto marino y conocía las corrientes oceánicas. Por ello, lo lógico es que bajase hasta las islas de Cabo Verde, tal y comocomo hizo en el resto de viajes, en busca de las corrientes favorables y los vientos alisios del NE, que, especialmente en esa época del año, soplan en esa región con suficiente fuerza, para hacer llegar las naves de Colón hasta el Caribe.

La velocidad media de la corriente del Golfo y de la corriente de Cabo Verde -o de las Canarias-, es de unos 0.5 nudos -con máximos de hasta 3 nudos-, y  puesto que la mayor velocidad a la que podían navegar las carabelas es de unos 9 nudos, se hacía casi imprescindible el uso de estas corrientes, tal y como hizo en sus viajes posteriores, así como los demás marinos que tras él cruzaron el Atlántico.

Colón en sus anteriores viajes tuvo conocimiento de estas dos corrientes. Cuando viajó a la Mina con Portugal, escribió en su diario: “en estas latitudes  los vientos soplan siempre en la misma dirección”. Eran los Alisisos del NE. En sus viajes a Irlanda tuvo conocimiento de que “leños con hombres de piel coloreada, que no hablaban lengua conocida, habían llegado a Galway arrastrados por las corrientes”, así como a partir de relatos de marinos de las Azores supo que “grandes piezas de madera labrada por la mano del hombre habían llegado “arrastradas” a las islas de poniente”.

Quienes han estudiado con detalle el diario de Colón durante el primer viaje han encontrado incongruencias que parecen remitir a la ruta por el sur del parelalo de la Gomera. Así, El 14 de septiembre, tras haber navegado unas 300 millas, Colón anota en su diario: “vimos un junco y un rabihorcado“.  Sin embargo siguiendo un rumbo W desde la isla de La Gomera este avistamiento no sería posible, ya que, de acuerdo al propio diario del almirante, esas aves: “no se apartan más de 100 millas de tierra“; pero si estuviesen siguiendo un rumbo SW, se encontrarían en esos momentos a menos de 100 millas de las islas de Cabo Verde.

Todo ello, ha sido investigado por marinos e historiadores, como Luis Miguel Coin Cuenca, que trató extensamente este misterio histórico en su tesis doctoral, defendida en 1989, o José Antonio Hurtado García, que ha analizado los diarios de navegación de Cristobal Colón en trabajos como “El primer viaje de Colón”, publicado por el Proyecto Clio.

About these ads

Responses

  1. Muy interesante.

    • Pamela,

      nos alegramos de que te haya gustado este post.

      salu2,

      zco


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: