Posteado por: zco1999 | 11 marzo 2016

Hallado un marino momificado en su velero a la deriva

31fac2d500000578-0-image-a-4_1457427050248

Instante del abordaje al Sayo. LMAX EXCHANGE

(modificado de ELMUNDO.es)

Las cosas más increíbles suceden cuando menos te lo esperas. La mañana del 26 de febrero tendría que haber sido una jornada normal de trabajo para Christopher Rivas y su compañero de tripulación. Un día como otro cualquiera para un par de jóvenes pescadores filipinos, en la primera ventana de mar tranquilo después de varios días de fuerte temporal. Ambos salieron en su pequeño barco de pesca del puerto de Barobo, en Surigao del Sur, cuando aparecían por el horizonte las primeras luces de la mañana y unas horas más tarde estaban faenando en su caladero habitual, a unas 40 millas de la costa. Una jornada rutinaria para dos pequeños pescadores artesanales de un puerto asiático, como tantos otros miles. Un día cualquiera. O no.

article-doc-8e0r4-3oyyjjkldy0dc4eb4a39760fbabe-495_634x423

El velero a la deriva interceptado en aguas filipinas. BOROBO PILICE STATION

En algún momento de la jornada de trabajo, cerca de las cuatro de la tarde, Christopher levantó la cabeza de lo que fuera que estuviese haciendo en aquel instante y dejó vagar la mirada sobre el mar, calmo y tranquilo como un espejo. Fue entonces cuando la jornada se transformó en algo difícil de olvidar.

Al principio no sabía muy bien qué era lo que estaba viendo. A cierta distancia, flotando inmóvil sobre las aguas, un bulto de formas inciertas iba a la deriva, llevado por las corrientes y el viento. Christopher y su primo terminaron de izar las redes -al fin y al cabo, para eso habían ido hasta allí- y solo entonces, con parsimonia, se acercaron a aquel extraño objeto a la deriva. Surigao del Sur está relativamente cerca de una arteria marítima principal, una zona que es ruta de paso habitual de los innumerables cargueros que unen China, Corea y Japón con Europa y Estados Unidos. Es una vía naval tan transitada que no es del todo infrecuente encontrarse basura de gran tamaño a la deriva. Muchas veces es solo eso, basura, pero en ocasiones son contenedores completos llenos de mercancía que caen por la borda de un carguero en medio de una tormenta y que quedan a merced de las olas. Es fácil imaginar la tensión que aumentaba a bordo del pequeño barco de pesca a medida que se acercaban al gran objeto flotante: de tratarse de un contenedor repleto de productos de alto valor como electrónica o componentes, y si el agua salada no había hecho demasiados estragos en ellos, a Christopher y su compañero de pesca les habría tocado la lotería.

A medida que se acercaban seguramente su expresión fue cambiando. Estaba claro que aquello no era un contenedor… pero tampoco era basura a la deriva. Puede que en ese momento Christopher se preguntase en qué clase de lío estaba a punto de meterse.

Un maltrecho velero Sun Magic de 40 pies flotaba semi sumergido a apenas unos metros de su barco. El mástil había desaparecido, la quilla estaba inclinada casi 30 grados y media cubierta, repleta de una maraña de cabos y restos destrozados de velas, parecía estar arrasada por las olas. De manera incongruente, los dos paneles solares situados sobre la toldilla de popa permanecían en perfecto estado, como si toda aquella devastación no fuese con ellos. Parte del casco estaba cubierta por algas y moluscos, y una gruesa raya oscura marcaba la línea de flotación, dejando bien claro que hacía mucho tiempo que estaba en el agua, pero aun así se distinguía perfectamente el nombre de la embarcación, Sayo, escrita en grandes letras negras sobre la resquebrajada pintura blanca.

Posiblemente en ese momento Christopher y su primo cruzasen una mirada nerviosa, pero eso no aparece en el informe que redactaron a posteriori las autoridades filipinas de Barobo. Lo que sí aparece es que, armándose de valor, decidieron abordar el velero para descubrir qué era lo que se ocultaba en su interior.

14571669437451

 Sentado en la mesa de navegación, con la radio junto a sus dedos, parecía dormir. Manfred Fritz Bajorat, de 59 años estaba momificado en el interior de su ambarcaión. BAROBO POLICE STATION

Dólares, latas de comida y fotos

La luz del sol se colaba por los ventanucos abiertos de par en par y por las escotillas superiores, pero aun así, Christopher tardó un rato en habituar su mirada al interior sombrío de la cabina. Una pequeña vía en alguna parte había dejado entrar bastante agua y una charca indefinida repleta de restos de comida, aceite y objetos diversos le llegaba por los tobillos. Entonces vio que al fondo, en el lado de estribor de la nave, un hombre sentado en la mesa de navegación parecía dormitar sobre su brazo derecho, con la radio a pocos centímetros de sus dedos. Según se recoge en su testimonio, antes de que Christopher pudiese pronunciar ni una sola palabra, una ola movió el buque lo suficiente como para que un rayo de luz cayese sobre la cabeza del hombre y fue entonces cuando el pescador filipino comprendió que su día se acababa de complicar de verdad.

Al fin y al cabo, no todos los días te tropiezas con un barco fantasma tripulado por una momia.

Las horas posteriores fueron un caos, y el detallado informe de la Estación de Policía de Barobo nos permite reconstruir casi paso a paso lo que sucedió. Los dos pescadores dieron aviso por radio al tiempo que remolcaban el maltrecho yate hacia la costa. Por el camino, la vía de agua se fue ensanchando y cuando las autoridades se acercaron por primera vez al interior del Sayo el agua ya le llegaba al cadáver desecado casi por las rodillas.

Lo primero que observaron fue que todos los objetos de valor seguían a bordo, lo cual descartaba que aquello fuese obra de un asalto pirata, algo que no hubiese sido nada extraño en unas aguas infestadas de depredadores. Había una cartera llena de dólares y euros, grandes reservas de comida enlatada y un costoso equipo de telecomunicaciones, a pocos centímetros del cadáver. Flotando en el agua estancada de dentro de la cabina, docenas de fotos arrancadas de un álbum se desdibujaban lentamente a medida que los rostros sonrientes de las imágenes se transformaban en borrones de colores. En las fotos se veía a un hombre de mediana edad junto con una mujer guapa y sonriente y una niña que a medida que iban pasando los años se transformaba en una muchacha atractiva. Las fotos iniciales, tomadas en alguna ciudad centroeuropea, pronto daban paso a imágenes de la sonriente pareja a bordo de aquel barco en los puertos más insospechados del mundo. Una cartera plastificada con documentos permitió darle una identidad al tripulante misterioso cuyo cadáver momificado observaba aquel trajín: su nombre era Manfred Fritz Bajorat, un alemán de 59 años que no había sido visto por nadie desde que en el año 2009 recaló en el puerto de Mallorca. Un año después, el Sayo se cruzó con otro barco en alta mar, y desde aquel instante, excepto por algún mensaje en su página de Facebook, era como si se lo hubiesen tragado las olas… hasta que apareció momificado en las costas de Filipinas.

31af4b5700000578-3480220-manfred_fritz_bajorat_59_was_discovered_by_two_fishermen_aboard_-a-10_1457348623547

Lugar donde fue encontrado a la deriva el velero de Fritz. DAILY MAIL

Las preguntas se empezaban a acumular sobre la mesa. ¿Qué le había pasado a aquel barco? ¿Cómo había muerto Manfred y cuándo? Y sobre todo, ¿cómo era posible que su cuerpo estuviese tan espantosamente bien conservado, en un último gesto de hacer una llamada de radio? ¿A quién quería llamar y para qué?

Pronto se empezaron a atar cabos. Mientras en el exterior del Sayo se amarraban docenas de boyas para impedir que el barco, exhausto después de haber cumplido su última singladura se fuese a pique, un forense examinaba el cuerpo del marinero. Su primera conclusión es que un infarto fulminante había acabado con él y que llevaba muerto más de un año, probablemente dos. Una extraña y curiosa combinación de altas temperaturas -el calor dentro de aquella pequeña cabina era sofocante- junto con un fuerte viento marino cargado de sal, había ido desecando el cadáver de Manfred Bajorat hasta dejar una momia en perfecto estado.

El contraste entre el cuerpo incorrupto de Bajorat y sus fotos familiares desdibujándose lentamente y vaciando su pasado resultaba profundamente perturbador. Sin embargo, algo mantenía alerta a la Policía filipina: apenas había objetos personales del único navegante del barco más allá del álbum de fotos. Y lo que es más inquietante, hace un mes, el 31 de enero, el LMAX Exchange, uno de los barcos participantes en la vuelta al mundo a vela Clipper Race, dio aviso de un yate a la deriva con el mástil perdido y de las mismas características que el Sayo, a la altura de Guam, a más de 1.000 millas náuticas del lugar donde Christopher Rivas hizo su macabro descubrimiento. Pese a que incluso llegaron a abordarlo, la organización de la carrera hizo caso omiso de esa advertencia por motivos desconocidos y el Sayo continuó su camino durante un mes más.

“Que tu alma encuentre paz. Tu Manfred”

Resulta difícil comprender cómo un velero de 12 metros puede navegar a la deriva durante varios años sin que nadie se dé cuenta de ello. Quizás la enormidad del Pacífico y el propio carácter solitario de Bajorat ayuden a comprenderlo. Fue a finales de los 90 cuando este antiguo vendedor de seguros en una ciudad del bajo Ruhr alemán, después de toda una vida ordenada y tranquila, decidió huir del frío, vender todo lo que tenía y lanzarse a recorrer los mares del mundo con su mujer, Claudia.

El sueño se rompió bruscamente en el año 2010 cuando Claudia murió de cáncer y Bajorat la enterró en la isla caribeña de Martinica. A partir de ahí se le pierde el rastro, excepto por breves actualizaciones de sus cuentas en redes sociales, hasta que de repente, hace casi dos años, desapareció por completo. Uno de los documentos recuperados en la cabina del Sayo era un texto de unas 20.000 palabras que Manfred Bajorat le dedicaba a su mujer y en el que estaba trabajando cuando la muerte le sorprendió en alta mar. “Treinta años estuvimos en el mismo camino. Luego el poder de los demonios fue más fuerte que el deseo de vivir. Te fuiste. Que tu alma encuentre paz. Tu Manfred”.

Es fácil imaginarse el sentimiento de pérdida de aquel hombre en alta mar, navegando sin rumbo en busca de un consuelo que la enormidad del océano no le podía dar de ninguna forma. También resulta fácil imaginarse el momento de pánico en el que Manfred Bajorat sintió el pinchazo delator en el pecho que le anunciaba que estaba sufriendo un infarto de miocardio, totalmente solo y a cientos de kilómetros del lugar habitado más cercano. Es imposible no estremecerse al recorrer con él los pocos metros que le separaban de la mesa de navegación donde estaba la radio y tratar de mandar un mensaje de socorro con dedos cada vez más torpes y la mirada cada vez más perdida. Lo que no hace falta imaginarse es la postura plácida y relajada en la que quedó su cuerpo, con la mano muy cerca del transmisor, sumergido en un profundo y eterno sueño del que ya nadie le podría despertar.

Durante casi dos años, como una moderna versión del El holandés errante, el Sayo y su capitán fantasma recorrieron juntos el Pacífico, atravesando tormentas, zonas de calma y largas noches de verano y de crudo invierno. Durante todo ese tiempo, tan solo las estrellas y alguna ballena solitaria fueron testigos de cómo el velero iba, poco a poco, cayendo víctima de los elementos, mientras su capitán permanecía incorrupto haciendo una llamada eterna de auxilio. Seguramente, antes de perder su mástil en una tormenta, el Sayo se cruzó con muchos pesqueros y mercantes que lo vieron pasar ajenos a que ninguna mano humana manejaba ya su timón.

Quedan todavía muchas preguntas por responder sobre el extraño viaje de años del Sayo, pero quizás las más acuciantes sean estas dos: ¿estaba realmente solo Manfred Bajorat en el momento de su muerte? Y si es así, ¿dónde está su ordenador portátil, el único objeto que la Policía de Barobo no ha podido encontrar? El único que puede tener las respuestas a todas esas dudas ha estado sentado en la misma silla, durante dos años, esperando a que alguien hiciese las preguntas. Durante todo este tiempo, una placa atornillada en uno de los mamparos del velero ha estado siendo testigo del lento discurrir de la travesía. En esa placa de bronce hay grabado un mensaje que, visto ahora en perspectiva, resulta estremecedor: “Este barco es una delicia para el capitán, pero un infierno para sus marineros“. No cabe la menor duda de que Manfred Bajorat, como capitán y único tripulante del Sayo, conoció profundamente los dos extremos de esa sentencia… Y solo él tiene las respuestas a todas las preguntas que aún están pendientes de contestar.

Más información:

Bonito video con unos efectos subacuáticos que ya hemos visto pero que gusta volver a ver con esta música. Enjoy!

(modificado de elmundo.es)

Un hombre sacó a una cría de delfín del agua, en la playa de Santa Teresita -un balneario muy popular que está ubicado unos 300 kilómetros al sur de Buenos Aires, la capital argentina y comenzó a pasar al pequeño cetáceo entre los turistas que se agruparon en torno a él con el objetivo de sacarse una ‘selfie’ con el animal.

El trágico destino de la cría no se hizo esperar pues pocos minutos acabó tirada en la orilla, sin vida, a causa de una deshidratación. La fundación Vida Silvestre ya ha denunciado el suceso e instado a los bañistas a que se devuelvan los delfines varados en la orilla tan pronto sea posible.

La franciscana, como otros delfines, no puede permanecer mucho tiempo fuera del agua. Tiene una piel muy gruesa, con grasa que le proporciona calor, por lo que la intemperie rápidamente le provoca deshidratación y la muerte“, asegura la fundación. “Esperamos que esta ocasión sirva para informar al público acerca de la necesidad urgente de devolver a estos delfines al mar tan pronto como sea posible si los encuentran en la orilla. Es fundamental que las personas ayuden a rescatar a estos animales, ya que cada ejemplar cuenta“.

Las fotografías del suceso han incendiado las redes sociales. En ellas puede verse a un hombre sosteniendo un delfín franciscano, en peligro de extinción en la playa de Santa Teresita, rodeado de un gran número de turistas impacientes por hacerse ‘selfies’ con la criatura, aparentemente inconscientes de su difícil situación. En la segunda, se muestra al mismo delfín muerto en la orilla del mar.

Con un hombre intentamos reanimarlo pero sus heridas eran graves, no pudo soportarlo. Era tan solo bebe. Un animal increíble, que tuvo la mala suerte de toparse con la peor especie de mamíferos que son los humanos“, escribió una testigo, Ayelén Rodríguez, en el perfil de Facebook del portal de noticias Infozona.

El delfín franciscana o del Plata es una especie que habita en ríos y se puede encontrar en el estuario del Plata y las costas del Océano Atlántico, principalmente en Argentina, Uruguay y Brasil. Tiene una longitud de entre 1,30 y 1,70 metros y su piel Según Vida Silvestre, quedan menos de 30.000 ejemplares en la naturaleza y están categorizados como “especie vulnerable” en la lista de especies amenazadas de la International Union for Conservation of Nature.

cbhqmcfw0aikjop

Las principales amenazas de los delfines franciscana, según esta organización, son las redes de los pescadores , donde se quedan enredados y terminan muriendo por fatiga. Pero, como en esta ocasión, también lo son los bañistas curiosos.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 19 febrero 2016

Las orcas del Estrecho de Gibraltar son una población aislada

(modificado de ELMUNDO.es)

1377099342_0

Las orcas viven en familias bien avenidas. Lo habitual es que nazcan en un grupo y permanezcan toda su vida en él, conformando un grupo estable. Probablemente sea esta la razón por la que las orcas que habitan en el Estrecho de Gibraltar y el Golfo de Cádiz están aisladas y son una población única que cuenta con características que no comparten con el resto de las orcas de España y del continente europeo.

Un estudio llevado a cabo por CIRCE (Conservación, Información y Estudio sobre Cetáceos) en colaboración con la Fundación Loro Parque, la Fundación Biodiversidad y la Sociedad para el Estudio de los cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) ha determinado que las orcas del Estrecho son social, genética y ecológicamente distintas a otros grupos del Atlántico Norte y Canarias.

Durante la investigación, publicada en la revista Ecological Indicators, se han identificado 47 individuos de cinco familias distintas en el Estrecho y 16 individuos en las Islas Canarias. Para diferenciar cada individuo, Ruth Esteban, investigadora de CIRCE y principal autora del estudio, explica que desde 1999 este organismo lleva a cabo campañas en el Estrecho donde se fotografía a cada individuo avistado. “Gracias a la aleta dorsal, que tiene marcas distintivas, se puede reconocer a cada ejemplar“. En las Islas Canarias se utiliza el mismo procedimiento, pero en este caso lo realiza el SECAC.

Previamente las orcas del Estrecho de Gibraltar fueron asignadas como una misma población junto con las orcas de las Islas Canarias. Pero dado que ninguno de los individuos vistos en el Estrecho ha sido observado en Canarias y viceversa, con este estudio se ha podido confirmar que ambos grupos no están socialmente relacionados .

orcas-estrecho-gibraltar

Sin parentesco

Para determinar que no hay ningún parentesco entre estos grupos de orcas se han tomado muestras de ADN. Esteban indica que se obtienen a partir biopsias en las que se recogen “unos pocos centímetros de piel y grasa que no llegan a afectar al animal”. Con eso analizan la genética y los isótopos estables.

No se detectó ninguna migración de genes entre las distintas zonas del estudio, o ésta era ínfima. Además tienen una alimentación distinta. “Esto se determina por los isótopos estables, que también se obtienen a partir de las biopsias. Las orcas del Estrecho se alimentan fundamentalmente de atún rojo y hemos comparado estos datos que ya conocíamos con los de las orcas de Canarias y no eran similares“, indica Esteban.

2012-06-22051e7a

Además, también tienen una carga de contaminantes totalmente distinta, algo que también viene marcado por la alimentación. Estos factores indican que las orcas de ambas zonas estudiadas se mueven en ambientes ecológicos diferentes y, por lo tanto, se trata de dos subpoblaciones diferenciadas.

Recientemente, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha finalizado el “Plan de Conservación de la orca del Estrecho y Golfo de Cádiz”, donde se ya se les ha dado el estatus de subpoblación de orcas aisladas de otros grupos del Atlántico. Uno de los puntos clave de este plan es esta diferenciación en los grupos ya que es un dato fundamental para la elaboración de las medidas de conservación, puesto que son distintas para cada subpoblación.

Llevamos estudiando estas orcas desde hace muchos años y si estas orcas fueran parecidas a las de Canarias, tendríamos que cambiar todas las medidas de conservación que hemos llevado a cabo“, sostiene Esteban. Los objetivos fundamentales del Plan son la conservación de la población y su hábitat, y la del atún rojo, que es su presa principal.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 12 febrero 2016

Aumentan los cachalotes varados en el Mar del Norte

(Modificado de elmundo.es)

14548600589575

Siguen muriendo cachalotes en las playas del Mar del Norte. Son ya 29 cetáceos varados desde que arrancó el año, los dos últimos esta misma semana en Norfolk(Reino Unido) y junto al Paso de Calais (Francia). Los expertos están de acuerdo en que perdieron el sentido de la orientación y quedaron atrapados en aguas poco profundas. Pero ahí acaba la unanimidad entre los científicos.

Ocasionalmente, los machos que se adentran en el Atlántico Norte por estas fechas quedan atrapados en una especie de laberinto cuando se acercan a la plataforma continental y no son capaces encontrar la salida. En el Mar del Norte, con profundidades de apenas 200 metros, los cachalotes tienen grandes dificultades para alimentarse con calamares y frecuentemente acabandesorientados y exhaustos.

 

La causa directa es la muerte bajo su propio peso en aguas poco profundas“, asegura Paul Jepson, veterinario de la Sociedad Zoológica de Londres, que ha examinado a varios de los seis cetáceos hallados en las costas británicas desde el 23 de enero.

Es una tragedia lo que está ocurriendo, pero posiblemente es una señal de que se está produciendo una recuperación de las poblaciones de cetáceos y por eso llegan tantos”, advierte Jepson. “Posiblemente tengamos aún bastantes más muertes en los que queda de invierno“.

Sostienen los expertos que los cachalotes de más de 20 toneladas y 15 metros de largo, aparecidos hasta la fecha en lugares tan dispares como Trischen (Alemania), Texel (Holanda) o Skegness (Reino Unido), pueden haber formado parte de una manada de machos jóvenes machos que entraron accidentalmente en el Mar del Norte mientras seguían la estela de los cefalópodos que constituyen su principal fuente de alimentación.

Otros expertos advierten de que los sonar militares del Canal de la Mancha pueden haber interferido en el sistema de “ecolocalización” que usan los cetáceos (que emiten chasquidos de alta frecuencia). En el ejemplar aparecido esta semana en la Playa de Marck, en las inmediaciones de Calais, se encontraron hasta 20 kilos de basura (principalmente plásticos y correajes) dentro de su estómago.

Los veterinarios han concluido sin embargo que el “factor humano” no fue la causa de su muerte y que llegó en buen estado de salud hasta que el oleaje lo arrastró hasta la playa.

Lo inusual este año no es sólo el número total en apenas un mes, sino las muertes en grupo: desde los ocho cachalotes aparecidos el 1 de febrero en el el parque nacional de Wadden, en Alemania, a los cinco ejemplares en las islas de Texel de Holanda el 12 de enero o los tres varados en las arenas de Skegness, en el Reino Unido.

Probablemente todos ellos formaban parte de la misma manada y se adentraron en el Mar del Norte poco después de año nuevo“, declaró a la BBC Peter Evans, deThe Sea Watch Foundation. “Conforme avanzaban hacia el sur, se adentraron en aguas cada vez menos profundas. Y cuando quedaron atrapados en bancos de arena, acabaron muriendo por su propio peso y por colapso cardiovascular“.

Algo parecido opina Andrew Brownlow, del Programa Escocés de Animales Marinos Varados, que practicó la autopsia en los primeros cachalotes muertos aparecidos en las costas holandesas: “Los cetáceos estaban en buenas condiciones y no murieron de deshidratación. También podemos descartan que fueron golpeados por barcos o que quedaron atrapados en las redes. Pero no hemos podido examinar sus cerebros, así que no podemos descartar varias enfermedades, o la posibilidad de ruidos atípicos que les asustaran y desorientaran“.

 

Más información:

Posteado por: zco1999 | 10 febrero 2016

Desvelan algunos patrones de comunicación entre pulpos

(Modificado de elmundo.es)

Un buceador que frecuenta la Bahía de Jervis, en Australia, fue testigo de un extraño comportamiento entre los pulpos de la zona y alertó a un grupo de personas interesadas en los cefalópodos. La noticia de que algo interesante estaba ocurriendo allí llegó a los oídos del investigador David Scheel, y viajó con un grupo de científicos para estudiarlo.

14540607741781

Grabaron en vídeo más de siete horas en las que podía verse a 186 pulpos interactuando entre sí con más de 500 acciones distintas que utilizaron para estudiar la vida social de los pulpos. “Descubrimos que los pulpos utilizan su color corporal y la postura para hacerse señas los unos a los otros durante las disputas“, afirma Scheel, de la Alaska Pacific University y autos principal del estudio, que se publica en la revista Current Biology.

Las posturas pueden ser muy llamativas, como mantenerse muy erguido, levantar el cuerpo por encima de los ojos y hacerse muy oscuros“. La especie en cuestión es Octopus tetricus y el equipo de Scheel, junto con algunos colegas de la Universidad de Sydney, registraron algunos comportamientos curiosos: cuando un pulpo de color oscuro se acercaba a otro de color oscuro también, la interacción entre ambos era muy probable que se desencadenase en una lucha; sin embargo, cuando un pulpo oscuro se acercaba a uno de color pálido, este último se mostraba más sumiso y se retiraba. Si ocurría lo contrario, es decir, era el pálido el que se acercaba al oscuro, el último se mantenía firme.

El color oscuro parece estar relacionado con la agresividad, mientras que los colores claros acompañan a la sumisión“, afirma Scheel. Los pulpos también se exhibían en terrenos elevados, mostrándose con el cuerpo extendido y elevado. Los investigadores creen que este comportamiento sirve para hacerles parecer más grandes y visibles.

Curr Bio Scheel et al Abstract 6

Los hallazgos amplían el conocimiento de los científicos sobre la comunicación de los pulpos, que creen que las interacciones sociales entre estos cefalópodos tienen lugar en zonas donde la comida es abundante y los lugares donde esconderse escasean. Ahora, quieren seguir estudiando a estos pulpos para entender la influencia de su comportamiento social en el tamaño de la población.

Más información:

 

Posteado por: zco1999 | 6 febrero 2016

Secuenciado el genoma completo de un pulpo

(Modificado de elmundo.es)

El pulpo es un animal único en la naturaleza. Se trata de una las criaturas más extrañas del océano y se le considera los invertebrados más ingeniosos gracias a sus habilidades para el aprendizaje y para la resolución de problemas de considerable dificultad.

coconut-octopus-1

Los científicos de la Universidad de Chicago, la Universidad de California en Berkeley (EE UU) y el Instituto de Okinawa de Ciencia y Tecnología (Japón) han secuenciado el genoma del pulpo de dos manchas de California (Octopus bimaculoides).

image_3126_2e-california-two-spot-octopus

Este primer análisis completo del genoma de un pulpo. Este estudio, publicado en la revista Nature, revela características genómicasúnicas en estos moluscos, que probablemente desempeñaron un papel clave en la evolución de rasgos como su capacidad decamuflaje adaptativo y su sistema nervioso complejo.

Los investigadores calculan que el genoma del Octopus bimaculoidestiene unos 2.700 millones de pares de bases y más de 33.000 genes codificadores de proteínas; es por tanto un poco más pequeño en tamaño que el genoma humano pero tiene más genes. De media, cada par de bases fue secuenciada 60 veces.

Ocho brazos y un gran cerebro

“El pulpo parece ser completamente diferente de todos los demás animales, incluso de otros moluscos, con sus ocho brazos, su gran cerebro y su ingeniosa habilidad a la hora de resolverp roblemas”, dice Clifton Ragsdale, coautor del estudio y profesor asociado en los departamentos de Neurobiología y Biología de Organismos y Anatomía de la Universidad de Chicago.

Los pulpos, junto con los calamares, las sepias y los nautilos, son cefalópodos, una clase de moluscos depredadores con una historia evolutiva que abarca más de 500 millones de años (mucho antes de que las plantas se trasladaran a tierra firme).

image_3126_1-california-two-spot-octopus

Habitan todos los océanos a diversas profundidades y poseen adaptaciones únicas, como brazos prensiles alineados con ventosas. Además, poseen la capacidad de regenerar sus extremidades complejas, ojos como los vertebrados y un sistema de camuflaje sofisticado.

Por lo tanto, es probable que la evolución del genoma del pulpo estuviera impulsada por la aparición de nuevos genes y la expansión de unas pocas familias de genes específicos. La más notable sería en las protocadherina (Pcdhs), una familia de genes que regulan las interacciones neuronales de desarrollo y de corto alcance entre las neuronas.

El genoma del pulpo contiene 168 genes de este tipo, 10 veces más que otros invertebrados, y más del doble que los mamíferos.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 3 febrero 2016

Lanzarote inaugura un museo submarino

(Modificado de elmundo.es)

museo-subacuc3a1tico-3

La isla canaria de Lanzarote acaba de inaugurar un museo submarino (publicitado erroneamente como el primero de Europa) en su Reserva de la Biosfera. Cuenta con varias decenas de estatuas que desde hace tan solo dos días yacen bajo las aguas para incrementar no solo el turismo, sino también la biomasa marina.

El artista británico Jason De Caires se ha propuesto llenar los océanos de jardines de estatuas. Al mismo tiempo, llena de vida, arte y sentido los fondos marinos. El primer lugar en el que desplegó su creatividad fue en la Bahía Molinere, en la pequeña isla caribeña de Granada, donde plantó sesenta y cinco esculturas que quieren devolverle el esplendor a las barreras coralinas devastadas por las tormentas que ha sufrido la zona.

museo-submarino-lanzarote-1454320653010

Volvió a hacerlo en Canterbury, en Chepstow (Reino Unido), Grecia y México, éste último es un proyecto de gran envergadura que cuenta con más de 500 figuras bajo las aguas que bañan las exóticas costas de Cancún, Isla Mujeres y Punta Nizuc.

Ahora De Caires llega a Lanzarote con un proyecto de lo más sensible, que aborda reflexiones sobre diferentes acontecimientos, como la grave situación de los refugiados y la dependencia antinatural hacia las nuevas tecnologías. El área, que comprende 2.500 metros cuadrados, alberga diferentes composiciones: un total de seis zonas en las que se agrupan los conjuntos escultóricos, cada uno con una temática.

b_8a4c1d9b43109d500981b889a2c8331c

Así, El Rubicón aglutina treinta y cinco esculturas. Los modelos utilizados son los propios vecinos de la isla. La segunda zona es La Balsa de Lampedusa que quiere poner de relieve el aislamiento y la soledad que viven los refugiados, una grave crisis que descarga su peso sobre una escultura en forma de patera, de ésas que tantas veces han ido a parar desoladas a las costas de Lanzarote.

Otra área es la de Los Jolateros, una tradición cultural antigua de Lanzarote que aspira a Bien de Interés Cultural. Le sigue la zona llamada Contenido en la que verás a una pareja haciéndose un selfie, que pone en evidencia la subordinación del ser humano ante la evolución tecnológica. Las Esculturas Híbridas acogen una serie de figuras que fusionan naturaleza y humanidad conviviendo en armonía. Por último, encontramos Los Fotógrafos, también propuestos a abrir debate entorno a las nuevas tecnologías.

 Proteger los océanos

Jason DeCaires está creando tendencia entre aquellos submarinistas y turistas interesados no solo en el buceo, sino en la sostenibilidad y conservación de los océanos. Y en el arte que tiene como eje al ser humano en todas sus facetas, en todas sus expresiones y situaciones de la vida cotidiana.

El mensaje que quiere lanzar DeCaires es la defensa de los océanos; humanidad y naturaleza como binomio indisoluble; este museo también tiene la misión de potenciar la creación de un arrecife artificial, gracias al material del que se componen las esculturas (pH neutro), que facilitará la reproducción de las especies marinas de la isla, es decir, el desarrollo de un hábitat para la vida en los océanos.

Por supuesto que ésta también es una iniciativa cultural, de las que permiten admirar el arte mientras buceas entre el laberinto formado por las esculturas. Esculturas que, aunque permanentemente calladas y eternamente inmortalizadas, tienen mucho que decir sobre el devenir de la humanidad, de los océanos, de la naturaleza y, en definitiva, de la vida.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 30 diciembre 2015

Las cifras del blog de ZCO en 2015

unnamed

2015 ha sido un año complicado para este blog que, sin embargo, ha seguido adelante con su labor de divulgación del buceo y del mundo subacuático. Releguemos las dificultades, las censuras y la infamia al humus del pasado, porque las casi 130.000 visitas que ha recibido nuestro blog en este año que está a punto de concluir son buena prueba de que nuestro trabajo merece la pena.

Quizá la llama del Olimpo ilumine este proximo 2016 nuestro deporte, y con esa luz se inicie una nueva era en las actividades subacuáticas.

storymaker-olympic-torch-1205117-515x388

 

 

Posteado por: zco1999 | 16 diciembre 2015

Un pez de agua salada se adapta al agua dulce en 50 años

(modificado de elmundo.es)

La naturaleza es resiliente, y trata de adaptarse  a los cambios ambientales de la forma más rápida posible. Un sorprendente ejemplo de adaptación es el del pez espinoso Gasterosteus aculeatus, de apenas seis centímetros de longitud. La evolución y la adaptación a los cambios ambientales  suele producirse durante largos períodos de tiempo, pero en este caso el proceso fue muy rápido.

Este pez originalmente vivía en agua salada pero tras el terremoto de Alaska en 1964, en solo unas décadas, experimentó cambios genéticos de epigenéticos para adaptarse al agua dulce, su hábitat actual.

El terremoto, de magnitud 9,2 puntos en la escala de Ritcher (el segundo más fuerte que se ha registrado), provocó elevaciones geológicas que dejaron atrapados a peces marinos en estanques de agua dulce formados en ese momento en las islas de Prince William Sound y en el Golfo de Alaska.

Este descubrimiento, realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Oregón y sus colaboradores de la Universidad de Alaska y publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, es de especial relevancia para comprender el impacto de un cambio ambiental súbito en los organismos en la naturaleza, ya que en este caso la adaptación se ha producido en menos de 50 años. El biólogo William Cresko, uno de los autores del estudio, afirma que en algunas de las poblaciones que han analizado han encontrado evidencias de que esos cambios se produjeron en menos de diez años. “Esto indica que los cambios evolutivos pueden ocurrir de forma muy rápida, y es probable que también haya sucedido con otros organismos“.

El espinoso se encuentra en aguas del hemisferio norte y es un pez acostumbrado a la supervivencia en otros entornos. En 2010, un equipo liderado por Cresko utilizó una tecnología de secuenciación rápida de genoma (RAD-seq) para demostrar que el espinoso había evolucionado genéticamente para sobrevivir en agua dulce después de que los glaciares retrocedieran hace 13.000 años. Para el nuevo estudio, los investigadores se preguntaron a qué velocidad podría darse esa adaptación.

En esta ocasión utilizaron de nuevo la tecnología RAD-seq y determinaron que los cambios genéticos eran similares a los descubiertos en el primer estudio, pero que había ocurrido en menos de 50 años en muchas poblaciones de pez espinoso.

Es posible que esta investigación abra una ventana a cómo afecta el cambio climático a todo tipo de especies“, sostiene Susan L. Bassham, un investigadora asociada de Cresko que también fue coautora de la investigación de 2010. “Aquí hemos demostrado que los organismos pueden responder muy rápido a los cambios ambientales“.

Además, añade que no se trata solo de un cambio físico, ya que el genoma también se remodelado rápidamente.

Más información:

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 51 seguidores