Posteado por: zco1999 | 19 febrero 2010

Cressi Drylastic: el seco con la comodidad de un húmedo

(Publicado en: PARDO, A., CRUZ, J. M., BURGOS, J. y OÑATE, E. (2009). Drylastic, seco con la comodidad del húmedo. Inmersión, nº 113, pp. 36-39.)

Tiene el tacto, la hechura y la comodidad de un traje húmedo, pero es un traje estanco. Las soluciones de diseño, los materiales empleados y sus características hidrodinámicas indican su compromiso para un buceo deportivo cómodo en los ambientes acuáticos más exigentes. Es el Drylastic, la respuesta de Cressi a las aguas frías.

Una marca veterana y de vanguardia

No creemos que haya un solo buceador que no la conozca. Hablar de Cressi-Sub es hacerlo de una de las marcas de material de buceo más veteranas y queridas por los buceadores. Su fundación oficial se remonta a 1946, lo que la convierte en la empresa de material de buceo más veterana existente en la actualidad. Pero ya en 1943, los hermanos Egidio y Nanni Cressi habían comenzado la fabricación de sus productos a pequeña escala. A lo largo de estos sesenta y tres años, esta empresa familiar genovesa se ha expandido por Francia, España y América, consiguiendo en sus productos el difícil equilibrio entre la calidad, el diseño y el precio asequible.
Por ello, desde que los trajes secos de buceo han penetrado con fuerza en el ámbito del buceo deportivo, todos los aficionados aguardaban la propuesta de la veterana firma hasta que la marca italiana presentó el Cressi Drylastic. La espera había merecido la pena.

Un traje seco cómodo y elástico

En los últimos tiempos los neoprenos han sufrido una gran evolución. Atrás han quedado las gomas rígidas y acartonadas, dando paso a materiales de una elasticidad y comodidad sorprendentes. Cressi, fiel a la idea de ofrecer unos productos de alta calidad ha optado por confeccionar el Drylastic con planchas de neopreno precomprimido de entre 7mm y 4mm. De acuerdo al comunicado oficial de Cressi, este neopreno fabricado en Japón ofrece una excelente protección térmica durante la inmersión debido a su incompresibilidad, junto a un discreto incremento de lastre. La confección japonesa ofrece unos acabados de alta calidad en patronaje, costuras y termosellados. El neopreno viene forrado tanto en el interior como en su exterior por Ultraspan© que tiene sorprendente elasticidad y un excelente comportamiento hidrodinámico.
De hecho, la protección térmica de este neopreno es sorprendentemente efectiva, como hemos podido comprobar en nuestras inmersiones, y sin necesidad de usar ropa interior de gran volumen como es lo habitual, por otra parte, en los trilaminados.
Las válvulas que monta el Drylastic son Sitech©. La de inflado se sitúa en el centro del pecho, con inflado tanto mediante pulsado lateral como perpendicular y la de vaciado está situada en lo alto del hombro izquierdo. La cremallera está en posición dorsal con una abertura sobredimensionada para facilitar la colocación y el acceso al traje. Se trata de una YKK 8tz en latón marino, lo que garantiza una gran fiabilidad sin perjudicar excesivamente la elasticidad del traje entre los hombros. La cremallera está protegida con una solapa exterior para evitar desgarros y el efecto de la abrasión.
El Drylastic está disponible en versión masculina en combinación negro-gris plomo-amarillo (tallas 2 a 6) y femenina en negro-gris plomo-rojo (tallas 1 a 4).
El diseño general del Drylastic nos indica una concepción netamente deportiva, en otras palabras, un traje liso, muy hidrodinámico, sin bolsillos en las perneras, no rodilleras voluminosas y preparadas para trabajos que implique un desgaste duro.

Escarpín sin suela: ventajas e inconvenientes

Aunque no es el único del mercado, otra de las características que definen al Drylastic es que se suministra con escarpines incorporados sin suela, frente a las habituales botas rígidas que calzan la gran mayoría de los trajes secos de otras marcas. Cressi suministra aparte los botines LUX reforzados para calzarlos sobre el escarpín.
No es sorprendente que éste sea uno de los puntos que más debate ha suscitado entre el equipo de probadores del Drylastic. A su favor, la enorme comodidad al ponerse o quitarse el traje, así como para ventilar y secar el interior del escarpín, uno de los puntos críticos de los trajes con bota rígidas. En su contra, el escarpín sin suela parece a priori el gran punto débil del Drylastic, pues parece muy probable que pueda ser un futuro punto de entrada de agua, por su aparente fragilidad frente a las abrasiones en tierra firme (e.g., hormigón de malecones, pintura antideslizante de embarcaciones de buceo, rocas y piedras en ibones) en la zona de la suela.
Merece por ello que hagamos algunas consideraciones. El escarpín sin suela da de sí varias tallas (e.g., la talla 4 admite pies entre un 41 y un 45), lo que hace que sea una solución idónea para clubes y centros de buceo donde quieran tener trajes de alquiler o préstamo. Además, el escarpín evita el punto crítico de la unión de la bota rígida a la pantorrilla, una de las zonas críticas susceptibles de rotura y filtraciones de agua en los trajes secos.
De esta forma, el buceador puede elegir entre calzarse sus aletas habituales sobre los escarpines sin suela, o ponerse sobre los escarpines las botas de suela rígida cuando sepa que va a pisar terrenos comprometidos para el escarpín desnudo–aumentando así tanto la protección frente a abrasiones como la térmica- y calzar unas aletas de horma ancha, habituales en el buceo con traje seco.

En tierra firme

El Drylastic es realmente cómodo de poner y de quitar, gracias en buena medida, a la elasticidad del neopreno y muy especialmente a sus escarpines sin suela. Las perneras son suficientemente anchas para ponerse bajo la prenda un pantalón de chándal o una “rata”, aunque claro está, eso siempre dependerá del volumen corporal del propio buceador. Los tirantes ajustables sujetan bien el traje durante los desplazamientos en tierra con la cremallera sin cerrar.
Los manguitos de muñecas y cuello no son de látex, sino de en neopreno ultraelástico de 5mm. Su ajuste es bueno y la estanquidad se consigue sin dificultad. El neopreno tiene la ventaja de aguantar mejor los abusos que el látex y su mantenimiento es algo menos delicado. Además, estos manguitos son fácilmente sustituibles si se deterioran.
Algún buceador echará de menos un segundo manguito de protección en las muñecas, pero lo cierto es que, con los guantes adecuados no es en absoluto necesario.
La colocación de la capucha es cómoda, y el faldón protector envuelve bien el cuello del traje y del buceador. Aunque de nuevo, se puede echar en falta en el traje un collar de neopreno que envuelva y fije el faldón de la capucha alrededor del cuello.
Una vez equipados, sólo queda decidir si nos calzamos las botas, o si preferimos bucear tan sólo con los escarpines sin suela dentro de las aletas.

Bajo el agua

Para la prueba en agua, como es habitual en nuestras pruebas de material de aguas frías, viajamos al Pirineo oscense, concretamente al ibón de Baños y al embalse de Lasarra. Con una temperatura del agua de 3ºC en el primero y 6ºC el segundo, resultaron entornos muy adecuados para probar a fondo las características térmicas y versatilidad del Cressi Drylastic.
El neopreno comprimido hace un buen trabajo como aislante térmico pero en aguas cercanas a la congelación es imprescindible ponerse una rata o alguna ropa en el interior del traje. Así lo hicimos en las dos inmersiones, llevando unos calzones largos y un suéter de algodón de manga larga. Equipados con esta capa de ropa, el Drylastic muestra un notable aislamiento térmico y mantiene toda la elasticidad y comodidad del neopreno con el que está confeccionado.
Al ganar profundidad la presión comienza su trabajo, pero el neopreno precomprimido se comporta noblemente y no se produce un placaje significativo. Sin embargo, el buceo siempre es más cómodo y la protección térmica mejora al inyectar algo de aire en el traje seco. Con el Drylastic, el desplazamiento de la burbuja de aire por las perneras, brazos o espalda no crea especiales problemas de estabilidad durante la navegación, incluso utilizando el traje seco y no el chaleco hidrostático como vejiga natatoria.
El neopreno proporciona muy poca flotabilidad, por lo que no es necesario incrementar en exceso lastre. De hecho, alguno de los probadores disminuyó en un par de kilogramos el lastre que suele utilizar con su traje seco habitual. Esto es siempre una buena noticia, pues una de los puntos que hacen resistirse a más de uno a dar el salto de adquirir un traje seco es el incremento en el lastre, a veces –es cierto- excesivo para un buceo y un desplazamiento por tierra cómodos.
El manejo de las válvulas de llenado y de purga del traje es cómodo y efectivo. Como viene siendo habitual en diferentes marcas, la norma del latiguillo es la misma que la del chaleco hidróstatico, lo que hace que la conexión sea sencilla y en caso de emergencia encontrar latiguillos de repuesto, relativamente sencillo.
La navegación con el Drylastic es muy cómoda a cualquier profundidad. Sus características hidrodinámicas son uno de sus puntos más fuertes, permitiendo una buena movilidad tanto de las piernas como de los brazos, sin las sensaciones acartonadas o rugosas de otras prendas. Hidrodinamismo y movilidad son sin duda dos factores donde el neopreno comprimido bate de largo al tradicional.

En definitiva…

El Drylastic es un traje cómodo, funcional muy bien preparado para el buceo en aguas frías, con un elegante diseño fiel a la impronta que Cressi imprime a todos sus productos. Sus notables prestaciones hacen de él una prenda muy dócil para el buceo recreativo en aguas frías. Sin embargo, ya hemos comentado que el diseño y los materiales del traje indican una vocación claramente deportiva, y no profesional, por lo que no nos parece que sea a priori la prenda más adecuada para aquellos que vayan a realizar trabajos duros de buceo o bucear principalmente en entornos donde el desgaste y los roces con las rocas sean el escenario habitual.
En definitiva, un buen traje, muy cómodo y versátil, ideal para aquellos que aún siguen encontrando excusas como la incomodidad, excesivo volumen o dificultad de manejo de los trajes secos para aferrarse al húmedo o al semiseco. Y, tal y como comentábamos una líneas más arriba, el Drylastic se perfila como una propuesta muy interesante para clubes o centros de buceo, donde el tallaje de las botas rígidas hace que la oferta de trajes secos a socios y clientes sea cuanto menos complicada.

VALORACIÓN
Cressi
Drylastic
Diseño ****
Materiales ***
Manufactura ****
Aislamiento térmico ***
Escarpines ***
Válvula de inflado ****
Válvula de purga ****
Cremallera ****
Manguitos ***
Capucha ***
Bolsa de transporte ***
Relación calidad/precio ***
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: