Posteado por: zco1999 | 5 marzo 2010

GEAS, buceo extremo donde sea y cuando sea

(Publicado en:  PARDO, A. y CRUZ, J. M. (2007). Inmersiones con los GEAS, donde sea… y cuando sea. Inmersión, nº 95, pp.46-52.)

Hablar de los GEAS es hablar de un puñado de buceadores que afrontan en su trabajo diario la tragedia que de cuando en cuando hace acto de presencia en las profundidades de nuestras costas, ríos, lagos o pantanos. Unos hombres capaces de realizar su trabajo en las peores condiciones de inmersión, mirando –literalmente- los ojos de la muerte sin perder la calma.

La colaboración entre los GEAS de la Guardia Civil de Aragón (en adelante GEAS de Huesca) y los buceadores de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS) siempre ha sido muy estrecha. Ellos han velado por la seguridad en nuestras competiciones y diversas actividades.

Pero durante los dos últimos años hemos tenido la oportunidad de sumergirnos con todos los miembros del GEAS de Huesca en situaciones que van más allá del buceo recreativo y deportivo. Así, hemos compartido con ellos un buen puñado de inmersiones científicas en las frías aguas de los ibones del Pirineo oscense, hemos participado con ellos en simulacros de rescate subacuático y hemos aprendido de ellos en diferentes seminarios para instructores de buceo de la FEDAS sobre toda su experiencia acumulada en años de buceo en las más duras condiciones.

Este articulo es, pues, una deuda que todos nosotros hemos contraído con ellos, un homenaje a unos buceadores entusiastas, increíblemente afables y cordiales que rompen con los habituales esquemas de los cuerpos de seguridad del estado. Y nuestra intención es que todos aquellos buceadores que no habéis tenido la ocasión de compartir inmersiones con ellos, conozcáis la increíble historia y el trabajo de estos peculiares guardias civiles.

El entorno de trabajo más duro

Por experiencia personal puedo decir que el buceo profesional puede ser uno de los trabajos más duros y exigentes al que alguien se puede enfrentar. Habitualmente este tipo de inmersiones se realiza en aguas frías, turbias, profundas, con corrientes -o incluso con todos estos factores reunidos en una misma inmersión-; entornos confinados, túneles, sifones, sin apenas visibilidad y a cientos de metros de la única salida a la superficie; en fondos desolados de pantanos o puertos, tapizados de todo tipo de desperdicios y productos contaminantes. No, el buceo profesional no es una actividad para cualquiera. Unamos a todo ello el hecho de sumergirse la mayor parte de las ocasiones para ir en busca de un cadáver, y tener que encontrarlo a tientas o tener que enfrentarse con su mirada vacía y expresión abotargada tras varios días en el fondo y tendremos una idea del ambiente de trabajo habitual de los GEAS.

Los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, son unidades pequeñas, habitualmente de no más de una docena de miembros. Se trata de unidades de elite donde reina una inusual camaradería, fruto de las innumerables inmersiones de entrenamiento y de las misiones en las que casi todos los componentes han tenido ocasión de ayudar o ser ayudados por sus camaradas en situaciones altamente comprometidas.

Historia y organización

Los Grupos de Actividades Subacúaticas de la Guardia Civil se crean el 19 de junio de 1981 (mediante la Orden General del Cuerpo nº 25) debido al elevado número de misiones de rescate y socorro que requerían equipos autónomos de respiración –más conocidas entre la comunidad de buceadores como escafandras autónomas-, que hasta ese momento había venido realizando este cuerpo. Se hizo necesario la sistematización de este tipo de operaciones mediante la organización y adiestramiento de grupos de agentes especialistas en actividades subacuáticas, dotados de los equipos y medios más sofisticados, y con una rapidez de acción y autonomía que les permitiese afrontar este tipo de misiones con las máximas garantías de seguridad y éxito.

Así, el recién creado Servicio de Actividades Subacuáticas (SAS) se incluye en 1997 en el Servicio Marítimo del Cuerpo y pasa a denominarse Unidad de Actividades Subacuáticas (UAS). Finalmente, en 2001 el Servicio Marítimo pasa a depender a su vez de la Jefatura Fiscal y de Fronteras.

El Órgano Central de la UAS se ubica en Valdemoro, provincia de Madrid. Además existen diferentes Unidades Periféricas, los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS), que se despliegan por las diferentes Zonas del Cuerpo (Zona de la Guardia Civil = Unidad territorial circunscrita a una Comunidad Autónoma), en aquellas Comandancias (Comandancia = Unidad circunscrita a una Provincia y subordinada a la Zona) que por sus características geográficas, y las estadísticas de los servicios así lo requieren. En la actualidad existen 21 GEAS, que incluyen entre otras las de la Casa Real y la Unidad Especial de Intervención (UEI), que son las de más reciente creación –años 2000 y 2001, respectivamente.

Los GEAS están presentes, entre otros lugares, en los archipiélagos balear y canario, en Ceuta y Melilla, en las principales ciudades portuarias españolas, y en puntos de especial tradición de buceo como L’Estartit, y ahora Huesca –ambos creados en 1998-.

Las misiones

La naturaleza de las misiones que realizan los GEAS es tan variada como el territorio donde se encuentran desplegados. Así, junto a la búsqueda, localización y recuperación de objetos y rescate de personas en el medio acuático, realizan otras como la vigilancia y protección del patrimonio natural e histórico que se encuentra bajo las aguas tanto marinas como continentales; protección de personalidades, embarcaciones, y eventos deportivos acuáticos –el despliegue durante la Copa América celebrada en Valencia ha requerido la participación de agentes de las diversos GEAS de toda España-; elaboración de informes técnicos y diligencias de la policía judicial en entornos subacuáticos; apoyo a proyectos científicos –como el que nosotros hemos llevado a cabo en los ibones del Pirineo oscense-, forman una escueta pero variada muestra de sus misiones habituales.

Estructura y formación de los GEAS

Los Grupos de Actividades Subacuáticas suelen estar constituidos por un suboficial, dos cabos, diez guardias y dos conductores. Cada grupo se subdivide, a su vez, en dos equipos, cada uno de los cuales está al mando de uno de los cabos, de forma que se pueden atender dos servicios de forma simultánea.

Todos los miembros del GEAS han de estar en posesión del título de Buceador Elemental del Centro de Buceo de la Armada de Cartagena, como requisito previo para el acceso al curso específico de formación de la propia Guardia Civil. Los miembros del GEAS han de ser, además, hábiles conductores de vehículos todo-terreno y de embarcaciones neumáticas, deben saber utilizar con precisión diferentes equipos de orientación, comunicación, fotografía y filmación subacuáticas, han de conocer rudimentos de escalada y espeleología debido a las necesidades de acceso de algunos de los lugares –e.g., cañones, cuevas inundadas- donde han de realizar sus misiones de rescate. Y por supuesto, en determinadas ocasiones han de saber actuar como verdaderos paramédicos. Por ello, a lo largo del año y siempre que su hoja de servicios se lo permite, los miembros de los GEAS practican y ensayan diversas misiones, para mantener un estado de entrenamiento óptimo, y realizan las tareas de mantenimiento e inspección del sus equipos de buceo y demás material.

La complejidad y variedad de sus servicios implica en ocasiones la colaboración de diferentes unidades o cuerpos especiales de la Guardia Civil o del Cuerpo de Policía Nacional. Y no es extraño que los GEAS colaboren con los Grupos de Montaña de la Guardia Civil, las Unidades de Helitransporte (UHel), con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), o con los Grupos Especiales de Operaciones (GEOs) de la Policía Nacional en sus diversas misiones.

El GEAS de Huesca, protectores del medio ambiente subacuático

En el año 2006 el GEAS de la 8ª Zona de la Guardia Civil (Aragón), basado en Huesca, ha realizado una gran variedad de misiones (Véase Tabla 1). Pero sin duda, el grueso de sus misiones – y de eso nosotros somos en parte responsables- estuvo relacionado con la investigación y la protección medioambiental. En este campo, el GEAS de Huesca realizó veintitrés servicios el año pasado, que se distribuyeron entre la investigación y control de la expansión del mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en la cuenca del Ebro, la protección de los últimos ejemplares de la náyade del Ebro (Margaritifera auricularia) –un bivalvo de agua dulce que puede alcanzar una longevidad de ochenta años y que es una de las especies con mayor peligro de extinción de toda Europa, con apenas unos centenares de ejemplares, todos en la cuenca del Ebro-, y el estudio del estado medioambiental de los ibones pirenaicos de la comarca del Alto Gállego.

Este último proyecto ha sido el que nos ha permitido compartir con todos los miembros del GEAS de Huesca un buen puñado de inmersiones en todas las estaciones del año y en muy diversas condiciones meteorológicas. Y en cada una de las diferentes tomas de muestras subacuáticas, los GEAS han sido una muestra continua de  una simpatía y buen humor, que sin embargo no ocultaba la enorme destreza y profesionalidad con la que afrontan cada una de sus misiones subacuáticas.

Ya sea en invierno, abriendo la banquisa de macizo hielo que cubre los ibones, o en verano cuando el crecimiento del fitoplancton disminuye drásticamente la visibilidad durante la inmersión a un par de metros –unos de los nocivos efectos de la eutrofia que altera los ecosistemas en los ibones contaminados-, bucear codo con codo con los GEAS es siempre un verdadero seguro de vida.

Durante las diferentes campañas de muestreo recogimos muestras de agua a diferentes profundidades, muestras de sedimento del fondo de los ibones, lo que nos llevó a establecer un record de buceo bajo hielo en el Pirineo con una profundidad de 22 m, mientras que en las inmersiones de primavera y verano superamos los 25 m de profundidad a casi 2000 m de altitud sobre el nivel del mar. Y en cada ocasión los GEAS estaban a nuestro lado, proporcionando seguridad a las inmersiones y solucionando la mayor parte de los problemas que iban surgiendo tanto en superficie como bajo el agua.

Convivir con los GEAS ha sido una de esas experiencias realmente enriquecedoras, donde el buceo del mejor nivel se realiza con la sencillez de los maestros, con el humor de los buenos compañeros y con la fluidez de la propia agua. Dicho esto, también he de confesar que nunca jamás me gustaría tener que ser el objetivo de un servicio de los GEAS, pues eso significaría que o bien estaría muerto o bien en verdaderos apuros, pero sin embargo, tras conocerlos, todos los buceadores e instructores de buceo que participamos en el proyecto de investigación, y todos los buceadores de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS) sabemos que en ellos tenemos a los mejores aliados posibles en el supuesto de que algo vaya mal bajo el agua.

Ellos son, de alguna manera, los ángeles de la guarda de los buceadores, el último eslabón de la cadena de seguridad bajo el agua.

Como muestra de agradecimiento y respeto a Oscar Lemos Santomé (Cabo Jefe de Grupo), José Antonio Vázquez Jiménez (Guardia Civil), Francisco Benítez Peral (G.C.), Carlos María Izquierdo Corbí (G.C.), Carlos Alberto Herrero Aguado (G.C.) y Oscar Pinto Campos (G.C.) unos excelentes buceadores y personas, con los que hemos tenido el privilegio de compartir “agua” y mantel.

Tipo de servicio realizados por el GEAS de Huesca (8ª Zona) Nº de servicios
Colaboración en investigación/medio ambiente 23
Búsqueda de personas desaparecidas 1
Búsqueda/recuperación de cadáveres 7
Control de pesca/navegación 9
Seguridad de pruebas deportivas 2
Reconocimientos preventivos 2
Inspección de vehículos sumergidos 2
Jornadas técnicas (Material de buceo) 9
Otros 2
TOTAL 57

Responses

  1. […] su parte, los GEAS han mostrado a los asistentes al Salón una cámara hiperbárica portatil  completamente […]

  2. […] En este ocasión presentamos un espectacular video que grabaron nuestros colegas y amigos los GEAS de la Guardia Civil de Huesca durante unos ejercicios de prácticas en la presa. En sus propias […]

  3. […] colegas los GEAS, y en concreto algunos con los que hemos compartido inmersiones en los ibones del Pirineo están […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: