Posteado por: zco1999 | 22 marzo 2010

El alimento de los constructores de las pirámides

Los nummulites –foraminíferos bentónicos típicos del Eoceno que en algunos casos crecieron hasta tener tamaños descomunales para un organismo unicelular- fueron los primeros foraminíferos identificados. Aunque no fue capaz de reconocer su verdadera naturaleza orgánica, el geógrafo griego Strabo -o Estrabón- (c. 58 a.C. – c. 25 d.C.) anotó la presencia de estos microfósiles en las calizas usadas para la construcción de las piramides de Gizah, suponiendo que eran restos petrificados de las lentejas con las que se alimentaba a los esclavos que participaron en su construcción.

El nombre de Nummulites (nummus: moneda, lithos: piedra) se debe a Plinio el Viejo (23-79 d.C.) por la forma de moneda que presentan estos protozoos fósiles.

Nummulites gigantes del valle de Gizah en Egipto.

En el Prepirineo y Pirineo aragonés son muchos los lugares y afloramientos de rocas carbonatadas marinas del Eoceno donde abundan los  fósiles de nummulites.  En diversos yacimientos del Sobrarbe, así como en la carretera A-139, junto a la localidad oscense de Santaliestra, pueden encontarse afloramientos muy ricos en estos protozoos típicos de los mares del Cenozóico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: