Posteado por: zco1999 | 28 junio 2010

Nacimiento y desarrollo del Buceo de Competición

(Versión modificada y actualizada de:  PARDO, A. (2006): Buceo Deportivo en Piscina: entre el cronómetro y las burbujas. Inmersión, nº 76, pp. 46-52.)

Rara vez tiene uno la oportunidad de ver nacer una disciplina deportiva. Y pocas veces, una competición ha pasado en tan poco tiempo del ámbito doméstico al internacional. El Buceo Deportivo en Piscina, hoy denominado oficialmente Buceo de Competición -pues se ha visto que también se pueden realizar algunas de las pruebas en entornos naturales-,  nació de la visión de uno de los deportistas referentes del buceo autónomo deportivo aragonés. El ya desaparecido instructor de buceo  Ángel Martínez tenía el empeño de ofrecer a sus compañeros buceadores una competición que les permitiese entrenarse y desarrollar habilidades deportivas necesarias para nuestro deporte en el ambiente confinado de una piscina. Así, el invierno y la lejanía del mar ya no serían ni una excusa, ni un obstáculo para mantenerse en forma.

El origen

Recuerdo a Ángel Martínez subido en el poyete de una de las calles de la piscina cubierta donde solemos entrenar. Equipado con su neopreno dio un paso de gigante y desapareció bajo el agua abrazando su botella de buceo. Así una y otra vez. Con mi máscara de buceo seguía con franca curiosidad desde la superficie sus peculiares maniobras subacuáticas. Cuando por fin le pregunté qué era lo que se traía entre manos, Ángel me explicó que estaba diseñando una prueba competitiva en piscina para buceadores y que estaba ensayando distintas formas de entrar al agua, “Así ya no habrá excusa para que la gente no entrene en invierno y se mantenga en forma. Y los buceadores con botella tendremos nuestra propia competición deportiva”. Esa era, en pocas palabras, la filosofía que subyacía bajo aquellos primeros intentos algo desmadejados de dar forma a la nueva disciplina deportiva.

Tras el nombre genérico de actividades subacuáticas se engloban una multitud de disciplinas tan dispares como la pesca-sub, o el hockey-sub, o la foto-sub, cuyo único nexo común es que se realizan bajo el agua. De todas ellas, el buceo autónomo es, quizá, la única que hasta ese momento no tenía una clara vertiente competitiva. De ahí, el calificativo de “actividades” en lugar de “deportes” subacuáticos.

Más de uno argumentará, con buenas razones, que un deporte no ha de ser necesariamente competitivo, que el reto está en el que uno mismo se impone, que las motivaciones que llevan al buceador a sumergirse van mucho más allá y son más profundas que el simple afán de ganar a sus colegas. Creo que todos los que somos buceadores estaremos de acuerdo en que bucear es, ante todo, un viaje interior. En ese mundo de falso silencio que hay bajo el agua, uno explora tanto los fondos subacuáticos como los de su propia mente.

Sin embargo, Ángel Martínez, era de los que creía que ese tipo de buceo, tanto recreativo como técnico, no tenía por qué estar reñido con la posibilidad de ofrecer a quienes sintiesen la comezón sana que proporciona la competición de una prueba ajustada a las necesidades de nuestro deporte. Y así fue como, intento tras intento, el germen del Buceo Deportivo en Piscina fue desarrollándose.

Semanas más tarde, Ángel saltaba al agua desde el poyete de forma más ortodoxa, con la botella y el chaleco hidrostático a la espalda, y la prueba ya estaba casi completamente definida. Había nacido la disciplina reina del buceo deportivo en piscina: la Prueba M.

El desarrollo

Alrededor de la iniciativa de Ángel Martínez se formó un grupo de trabajo que terminó de dar forma al diseño de esta nueva disciplina deportiva. El Equipo de Investigación e Innovación Deportiva A.D.A.S., se constituyó en 2000, y desde entonces está dirigido y coordinado por Marifé Abad con la colaboración de Eduardo Bello, ambos deportistas federados aragoneses.

Casi todos sus miembros del equipo de trabajo pertenecen al ámbito docente, tanto académico como deportivo. Algunos de ellos son, además, deportistas de la élite nacional de diversas disciplinas deportivas subacuáticas, lo que les proporciona un amplio conocimiento en las modalidades subacuaticas de competición del panorama nacional.

Fruto del trabajo de estos entusiastas se perfila la disciplina de Buceo Deportivo en Piscina (o BDP) como “El conjunto de pruebas de buceo individuales y de equipo con carácter competitivo, que precisan de una técnica, táctica y condiciones psicofísicas específicas, están basadas en las habilidades, destrezas y equipamientos del buceo, se desarrollan en un medio fijo no fluctuante, y están reglamentadas e institucionalizadas dentro de las Actividades Subacuáticas”.

El espíritu del BDP: pruebas individuales y en equipo

De acuerdo a sus diseñadores, el Buceo Deportivo en Piscina pretende desarrollar una nueva modalidad deportiva de competición en las Actividades Subacuáticas que favorezca la evolución y tecnificación de nuestro deporte.

Además, el BDP pretende impulsar la actividad subacuática en zonas de interior, de difícil acceso al mar y en cualquier estación del año. Así como favorecer un nivel óptimo e integral de entrenamiento en los buceadores, mediante la práctica deportiva de las habilidades y destrezas del buceo, lo que permite la búsqueda de nuevas alternativas para obtener un nivel óptimo de entrenamiento y los mejores resultados como deportistas individuales y de equipo. Para ello, es fundamental dinamizar el buceo en piscina, de forma que sirva de encuentro y entretenimiento entre los deportistas y los aficionados a las Actividades Subacuáticas.

Dentro del diseño original de la disciplina de BDP están contempladas 10 pruebas: 6 con carácter individual y 4 con carácter de equipo.

Pruebas Individuales:

  • Prueba M, en modalidades de 200 y 300 m
  • Crono Inmersión 100, 200, 400 y 800 m
  • Escafandra Nocturna.
  • Emersión 6 o 30 kg.
  • DTC Distancia-Tiempo-Consumo.
  • Combinada.
Pruebas De Equipo:
  • Relevos Pares 2×100 y 2×200 m
  • Calumé 50 y 100 m
  • Rescate: Maniquí 2×100 metros y Buceador Agotado 2×100 m
  • Combinada
  • Briefing

Una disciplina deportiva oficial avalada por la FEDAS y la CMAS

Desde el primer momento la FARAS apoyó esta iniciativa deportiva, y trasladó esta inquietud a la FEDAS. La Federación Española vio enseguida el potencial del BDP y apoyó su promoción, lo que desembocó en la presentación oficial de esta nueva modalidad deportiva en la Asamblea General de la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS) celebrada en Sevilla en 2004. En la actualidad la CMAS avala las compteciones internacionales de esta modalidad deportiva que ha tenido una muy buena acogida en diversos países, en especial Rusia y las demás naciones de su área de influencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: