Posteado por: zco1999 | 12 septiembre 2010

La foca que escapó de las fauces del tiburón

(Con información e imágenes de The Daily Telegraph y ELMUNDO.es)

Fotógrafos y naturalistas de todo el mundo acuden a las aguas de Ciudad del Cabo para ver  y fotografiar el sorprendente espectáculo de los tiburones blancos voladores.

Se trata de una inusual estrategia de caza del tiburón blanco que sólo se da en esas aguas. Ese es el territorio de cría de multitud de focas, llegando a congresarse hasta 64.000 individuos que atraen a poblaciones de entre 15 y 25 tiburones dependiendo de la época del año. Para darles caza, los escualos las embisten desde el fondo como auténticos misiles, proyectándo sus cuerpos más allá de la superficie, y lanzando a sus presas fuera del agua y directamente a sus fauces. Habitualmente, en este feroz ataque los tiburones muerden la mitad de la foca en su primera embestida  y luego regresan y toman la mitad restante. Los que lo han visto de cerca dicen que es uno de los espectáculos naturales más estremecedores.

El fotógrafo Chris Fallows, de 38 años, se acercó a esas aguas para fotografíar esta peculiar cacería. Y lo que encontró al disparar su cámara fue una de esas raras ocasiones en las que la naturaleza da una segunda oportunidad al más débil.  El gran tiburón blanco (Carcharodon carcharias) es el mayor depredador marino. La desigualdad es evidente, sin embargo en esta ocasión la naturaleza decidió reescribir el dramñatico desenlace final . Una pequeña foca de apenas 9 meses fue capaz de escapar de las fauces de un gran tiburón blanco en las costas de False Bay, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

El tiburón acecha y quiere atacar a su presa sin que esta se de cuenta. Y lo logra. Durante unos segundos consigue tener a la foca entre sus fauces. El destino de esta pequeña cría parecía ineludible. Sin embargo, aprovecha una mala mordida para saltar de un lado a otro y zafarse del tiburón.

La batalla duró cuatro intensos minutos, en los que, milagrosamente, la afortunada protagonista consiguió salvarse con tan sólo unos rasguños.

Resulta increíble cómo la foca utiliza los dientes del gran tiburón blanco para impulsarse y saltar al agua, mientras el hambriento escualo intentaba una segunda mordida“, declaró Fallows.

Anuncios

Responses

  1. Hay muy pocas que tienen esta suerte.

  2. Sí, es verdad. La mayoría no tienen suerte, pero esto si es tener suerte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: