Posteado por: zco1999 | 11 febrero 2011

A700, el diamante de Scubapro a prueba

(Publicado originalmente: PARDO, A., CRUZ, J. M., y BURGOS, J. (2009). MK25/A700 El diamante de Scubapro. Inmersión, nº 116, pp. 32-35.)

Uno ha de estar muy seguro de la calidad de su producto para preparar una presentación como la que Scubapro organizó para dar a conocer el nuevo regulador A700 a los medios. Y también ha de estarlo para denominarlo el diamante de la compañía. Lo cierto es que el A700 es un regulador predestinado a no pasar desapercibido ni en la superficie ni durante la inmersión.

El lugar de la cita era el Acuario de Génova. Allí se reunió en enero de 2009 gran parte de la industria del buceo europeo para la presentación en sociedad del último regulador salido de las mesas de diseño, laboratorios y talleres de la veterana Scubapro. El resultado de 3 años de trabajo se mantuvo en suspenso, al más puro estilo de las entregas de premios de la industria cinematográfica, hasta que cayó la cortina y los asistentes pudieron ver y tocar la nueva pieza de buceo.

El A700 es en realidad una nueva segunda etapa, que se apoya en las ya conocidas y fiables primeras etapas MK25 –de pistón compensado- y MK17 –de membrana compensada- que han sufrido un cierto rejuvenecimiento más estético que funcional, prueba clara de la confianza que los ingenieros de Scubapro tienen en su calidad y fiabilidad.

La primera etapa MK25

La unidad que nos enviaron para la prueba montaba una primera etapa MK25 INT, y será por tanto la que comentaremos en este artículo. No es una novedad, pues es la que monta el S600, pero todavía es la primera etapa de pistón compensado de mayor rendimiento de Scubapro, capaz de proporcionar un buen caudal de aire constante y sin esfuerzo, que no experimenta apenas variaciones con la disminución de presión en la botella durante la inmersión, y que trabaja con una presión media de 9 – 10 bar.

Su diseño es el ya familiar de torreta giratoria de 360º para el bloque de salidas de baja presión. El MK25 que acompaña al A700 ha sido cromado, con un acabado pulido para mantener la homogeneidad estética del conjunto. Cuenta con 5 salidas de baja presión –una de ellas en una inusual posición axial- en la torreta giratoria que permite la personalización y disposición de los diferentes elementos y 2 salidas de alta presión ligeramente orientadas hacia el buceador. Tanto las salidas “HP” como las “LP” se cierran por medio de tornillos extraíbles con una llave Allen de 4 mm. Presenta radiadores para el buceo en aguas frías en la parte central del cuerpo, donde se produce el paso de alta a baja presión. La MK25 está disponibles tanto en configuración INT 232 bar como en configuración DIN 300 bar.

El A700

La segunda etapa A700 es una pieza de dimensiones compactas -su diámetro máximo es de 75 mm de torillo a tornillo en diagonal-, con la carcasa exterior acabada en un vistoso cromado que es casi su sello de identidad, y que con los 4 tornillos torx en el frontal le confiere un cierto aire retro, o vintage, que ya está siendo objeto de comentarios en los foros de buceadores, y comparado con el del Sherwood SR1 sobre el que escribimos en el numero de julio de INMERSIÓN. Su peso (265 g) es reducido lo que disminuye la fatiga de la mandíbula en las inmersiones largas. Como casi todos los reguladores de gama alta, monta dos controles del flujo de aire. El primero es el Venturi Initiated Vacuum Assist (VIVA) que es un control de flujo pre inmersión-inmersión de sobra conocido por los usuarios habituales de la marca y que responde bien tanto en sus posiciones max. y min. como en las intermedias. El VIVA que monta el A700 presenta nueva alineación coaxial de 2 piezas que incluye el mando giratorio para graduar el esfuerzo respiratorio al aumentar la presión ambiente.

El cuerpo y los componentes metálicos garantizan un buen intercambio térmico reduciendo drásticamente el riesgo de congelación en aguas frías. A priori, el atornillado del escudo frontal no es la mejor solución para el buceo en aguas turbias típicas de algunas situaciones de buceo técnico, pero la vocación de regulador todo terreno queda patente en los acabados y detalles de diseño.

La boquilla es cómoda y de diseño anatómico, sin aristas que causen rozaduras en las mucosas –aunque esto siempre depende de la boca del buceador- y sujeta bien la pieza, y el latiguillo es muy flexible y sus 75 cm ofrecen una buena movilidad. La bigotera apenas sobresale del conjunto pero produce una buena deflexión de las burbujas fuera del campo de visión del buceador. El botón de purga tiene las dimensiones y tacto adecuado y proporciona un buen caudal de aire en caso de necesidad.

Las pruebas

Para realizar la prueba de este regulador, nos hemos sumergido en distintos lugares y circunstancias, todas ellas más allá de las condiciones que suelen presentarse en el buceo deportivo habitual. Hemos realizado inmersiones en el embalse de La Sarra, en el pirineo oscense a 1.438 m de altitud y con una temperatura de agua de 5º, para comprobar su comportamiento en en condiciones extremas, y en la costa tarraconense con temperaturas del agua de 16º y 22º en unas condiciones de buceo recreativo, más común para la mayoría de los buceadores.

El montaje del regulador en la botella resulta sencillo, aunque si se utilizan dos reguladores independientes en un monobotella con doble grifería habitualmente se requiere colocar ambas primeras etapas en posiciones concretas para que no interfieran entre sí. La torreta giratoria permite colocar los distintos latiguillos sin curvaturas forzadas aunque en algunos casos la primera etapa deba fijarse en posiciones poco naturales. La manipulación de los distintos mandos no resulta complicada aunque se haga con guantes gruesos típicos en las inmersiones en aguas frías. El tornillo que regula el esfuerzo inspiratorio es fácil de usar con los guantes, al igual que el del sistema venturi, aunque en este caso, se tiende a usar ambas manos debido a la dureza de este mando, para impedir que el regulador se mueva en la boca al manipular el VIVA.

En el agua

En superficie, el A700 proporciona tanto caudal de aire que tiene una cierta tendencia a  ser algo ruidoso al respirar, pero se soluciona graduando el mando VIVA. En inmersión, el bocado del regulador resulta muy cómodo sin que la mandíbula acuse fatiga. El latiguillo presenta una flexibilidad adecuada y permite mover la cabeza con libertad y confort sin que se tenga la sensación de que vaya a escapar de la boca. Al navegar la cámara ambiente se mantiene seca, y el botón de purga cumple bien su función en caso de necesitar el vaciado. Hemos realizado descensos verticales rápidos, en picado y girando sobre los tres ejes y en ningún momento hemos notado humedad en la cámara ambiente. El A700 proporciona todo el aire que podamos solicitarle con una suavidad absoluta y sin necesidad de tener que abrir el mando que regula el esfuerzo inspiratorio al máximo. En posición de buceo invertida, con la primera etapa más profunda que la segunda, el esfuerzo inspiratorio se vuelve algo más duro, pero no llega a ser incómodo para el buceador.

En la prueba en el Pirineo, el comportamiento del A700 en aguas frías fue muy noble tanto en superficie como bajo el agua. Una vez sumergidos, el regulador no dio muestra de fatiga o de flujo continuo, ni siquiera cuando se aceleraba la respiración, aunque es justo decir que se trataba de un tiempo primaveral, sin el rigor climático del buceo invernal.

En definitiva…

Teníamos verdadera curiosidad por probar el A700. Y lo cierto es que se trata de un regulador que permite una respiración muy suave, que da aire sin dudarlo, a veces incluso se tiene la sensación que demasiado. Se trata de un excelente regulador, tanto para buceo deportivo como técnico, preparado para inmersiones en aguas frías o en las que se vaya a superar la profundidad del buceo deportivo y que no defraudará a los buceadores deportivos que deseen poseer un regulador absolutamente fiable para sus inmersiones. Su estética vintage, el uso de tornillos para fijar el escudo frontal al cuerpo de la cámara ambiente y el predominio del cromado brillante entusiasmarán a algunos buceadores, pero creemos saber que también echará atrás a más de uno; pero ya sabemos que en cuestiones estéticas es imposible contentar a todo el mundo.

Regulador Scubapro A700
Comodidad de la boquilla ****
Rigidez del latiguillo ***
Facilidad del giro de la torreta ***
Facilidad de regulación del sistema Venturi ***
Facilidad de regulación del esfuerzo inspiratorio ****
Esfuerzo inspiratorio en posición invertida ****
Número de salidas de alta presión 2
Número de salidas de media presión 5
Peso del regulador con conexión INT 1275 ± 5 g

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: