Posteado por: zco1999 | 10 junio 2011

Los macacos buceadores de Japón: evolución en marcha

Durante el invierno de 1963 una joven hembra de macaco de cara roja llamada Mukubili se metió en una fuente termal en las montañas de Nagano para recuperar algunas semillas de soja que habían sido introducidas en el agua por los guardianes. El entorno estaba nevado, como cada invierno, y el agua caliente, lo que debió gustar al simio que permaneció en el interior del lago termal. Pronto se le unieron otras hembras y  macacos jóvenes. Al principio, este comportamiento fue aprendido e imitado sólo por los macacos pequeños y sus madres. Con el paso de los años el resto de la manada adquirió el comportamiento, que desde entonces cada invierno se reunen y sumergen en las aguas termales  a 43 ° C para escapar del frío inviernal. Es este uno de los casos de evolución del comportamiento animal más reciente y fascinante, y que desde entonces está siendo estudiado por los etólogos de todo el mundo.

El macaco de cara roja (Macaca fuscata) es un primate catarrino de la familia Cercopithecidae. Con la excepción del ser humano, es el primate que vive en ambientes más boreales del planeta. Su habitat se encuentra en los bosques y montañas de las islas japonesas (con excepción de Hokkaidō) y alguna de las Ryukyu. Su población original llegó al Japón proveniente de Corea hace medio millón de años, durante un periodo glacial que bajó el nivel del mar y abrío un istmo entre el continente asiático y el archipiélago japonés.

Los macacos de cara roja están considerados entre los simios con una mayor inteligencia. En este aspecto destacan los experimentos realizados por etólogos sobre los famosos macacos de la isla de Koshima por el Japan Monkey Center. Comenzaron en 1952, cuando se dio una patata a una hembra de año y medio que la mojó por accidente en el mar. Al probarla después, no sólo la encontró limpia, sino también más sabrosa gracias a la sal marina. A partir de entonces comenzó a lavar todas las patatas que encontraba antes de comerlas, y pronto comezaron a imitarla otras hembras de la colonia. Los machos, en cambio, se mantuvieron ajenos a este fenómeno. Posteriormente, las crías aprendieron a lavar el alimento de sus madres y al cabo de unos años, tras el relevo generacional, la conducta de lavar patatas (y posteriormente, también granos de trigo) ya estaba presente en todos los individuos de la colonia, tanto machos como hembras. Algunos ejemplares abandonaron la isla a nado posteriormente y se unieron a otros grupos, donde podrían haber llevado esta nueva cultura con ellos.

Por su parte, desde hace unos años, los macacos de las lagunas termales, están desarrollando una nueva habilidad, que está siendo aprendida e imitada por las nuevas generaciones, y que parece ser que va a volver a modificar el comportamiento de este grupo de simios: Los macacos jovenes están aprendiendo a bucear para recoger del fondo de las lagunas las semillas de soja que les arrojan los guardianes y los turistas. De ser así, de nuevo los macacos de cara roja serían, con excepción del ser humano, los únicos simios buceadores.

.

Más información:

Anuncios

Responses

  1. Estupenda entrada

    • Muchas gracias por leernos y por tu comentario.

      salu2

  2. […] 1952 la isla de Koshima un grupo de científicos dieron patatas a alos monos yhasta que una mona decidió lavar la patata en el mar con lo que […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: