Posteado por: zco1999 | 28 junio 2013

Cómo acabar con el buceo federado aragonés

El título de este post podría ser incluso un eslogan ocurrente para vender camisetas si no fuese porque es lo que, de un tiempo a esta parte, parece estar realizando con precisión mecánica la junta directiva de la FARAS. Y eso lo transforma en una posibilidad real, y ciertamente preocupante, para los buceadores que aún creemos en el deporte federado.

Si se le pregunta a cualquier instructor cuál es la actividad de promoción del buceo con escafandra que más gente atrae a los cursos de buceo, seguramente todos ellos dirán que los bautizos de buceo. El motivo es sencillo: la gente antes de embarcarse en un curso de buceo y pagar una cantidad importante de dinero por realizarlo, desea saber si, en efecto, el buceo es una actividad que le gusta lo suficiente, y para probarlo y probarse nada mejor que un bautizo de buceo.

Poca gente hay que tenga su afición subacuática tan clara como para inscribirse directamente en un curso de buceo –aunque los hay-, y de hecho los instructores suelen recomendar a sus futuros alumnos que antes de inscribirse prueben un bautizo de buceo, para evitar malentendidos y agobios en la fase de piscina. Después de todo, el buceo, hay que saberlo, no es un deporte para todo el mundo.

El buceo recreativo ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años, y eso se ha debido en gran medida a la penetración en el mercado de una variedad de empresas que forman buceadores y expiden títulos de buceo con los que se puede bucear en todo el mundo. Y que además facilitan enormemente el acceso a los distintos niveles de buceo, mucha veces sin la experiencia mínima necesaria –pero ese es otro tema-. Lo cierto es que esto ha supuesto una dura competencia para las federaciones de actividades subacuáticas y el sistema de formación de buceadores federados, muy centrado en la seguridad y en mostrar tanto la cara amable como los riesgos del buceo.

En otras palabras, la gran oferta de modelos de enseñanza de buceo ha hecho que el buceo federado y las licencias federativas de buceadores hayan sufrido en los últimos años un decremento a favor de los títulos de estas otras organizaciones y de los seguros de buceo privados.

Así pues, si se quiere acabar con el buceo federado, lo único que tiene que hacer una federación de actividades subacuáticas es lo siguiente: dificultar o impedir a los instructores federados que realicen bautizos de buceo para captar nuevos alumnos y futuros buceadores. Si no hay bautizos, el número de alumnos a los cursos disminuye drásticamente, y comienza el declive del buceo federado. Sencillo, ¿no?

Pero, ¿cómo impedir que un instructor aragonés no realice bautizos de buceo? Alguien podría decir: prohibiéndolos en el foso de buceo del parque de Bomberos de Zaragoza. No, demasiado obvio… Además, ya hay suficientes prohibiciones absurdas en esas instalaciones como para añadir una más que no dejaría lugar a dudas de cuál es la intención de la actual junta directiva de la FARAS.

Hay una manera mucho más sutil de hacerlo. Veámosla:

Los instructores y los guías de grupo federados siempre han pagado una licencia federativa diferente a la del resto de los buceadores, que tiene la categoría de Técnico. Eso quiere decir –o más bien quería decir- que su seguro de buceo no sólo les cubría a ellos como buceadores, sino que también les cubría a ellos y a sus alumnos cuando estaban realizando una actividad de promoción o de enseñanza de buceo. En otras palabras: durante un bautizo de buceo, el bautizando está cubierto por la póliza de de responsabilidad civil del instructor o del guía de grupo federativo con quien realiza la actividad. O al menos eso era así hasta ahora. Porque la junta directiva de la FARAS ha negociado con la aseguradora Mapfre (tras dejar la Mutualidad General Deportiva) un seguro de buceo para técnicos que no cubre las actividades de promoción o de formación deportiva antes mencionadas. Y lo que es muchísimo peor y deja entrever que detrás de esa acción parece que no hay un error, sino algo más peligroso: NO ha informado oficialmente de este hecho a los instructores y guías de grupo federados aragoneses. Ni un email a los instructores y guías de grupo, ni una carta a los clubes… Nada. Sólo silencio y esperar a ver qué sucedía.

El despropósito ha sido tal que cuando nuestro club solicitó a mediados de abril realizar un bautizo de buceo para alumnos de la Universidad de Zaragoza, la FARAS no solo no le informó de que esa actividad no estaría cubierta por el seguro de los instructores participantes en ella, sino que no tuvo el menor inconveniente solicitar puntualmente el pago de tantos kits de bautizo de buceo de la FEDAS como gente iba a realizar la actividad. ¡Ahí está el seguro!, pensará más de uno. Nada de eso. El antiguo kit de buceo llevaba -entre otras cosas- un documento de declaración de buena salud que el bautizando debía rellenar y firmar, y una copia de las coberturas del seguro de buceo que le cubría durante la actividad. Pero el kit actual únicamente contiene publicidad de la FEDAS: Un pequeño diploma sin ningún valor oficial a modo de recuerdo, un par de adhesivos con los logos de la FEDAS y de la CMAS, y un tríptico con información del curso B1E. Nada más. No hay ningún seguro o siquiera información sobre los riesgos que puede correr el bautizando en caso de que tenga alguna dolencia no compatible con el buceo. El precio que cobra la FARAS por cada kit publicitario: 5,55 Euros.

En resumen: la FARAS no ha tenido inconveniente en cobrar a sus instructores unos kits por la realización de bautizos de buceo, pero no ha informado a esos instructores o al club de que el seguro contratado por la federación no cubría esa actividad y que, por tanto, el instructor sería el único responsable en el caso de un accidente, pues el bautizando estaba completamente desprotegido.

El resultado: conforme los clubes e instructores se van enterando de la situación se están dejando de hacer bautizos de buceo, y eso tendrá su reflejo en un descenso los cursos y de las licencias de buceo tramitadas.

Para dar una nueva y sorprendente vuelta de tuerca a todo este asunto, la FARAS envió el 27 de junio de 2013 un email con una copia en  formato pdf de la poliza del seguro de responsabilidad civil que la federación contrató con Mapfre en diciembre de 2012 y con un año de validez. Parecía que por fin la FARAS estaba informando a los clubes de la parte de la cobertura de seguro que afecta a los instructores y su actividad formativa. Desde ZCO nos pusimos en contacto con la aseguradora Mapfre, y tanto en la central de Madrid como en la oficina de Zaragoza nos han confirmado que:

– el único seguro que la FARAS tiene contratado con ellos a día de hoy es el de accidentes colectivos, con un coste de 6336 Eur, y que es -creemos- el seguro de buceo que cubre a los buceadores durante sus inmersiones,

– el seguro de responsabilidad civil cuya póliza es 0961370000851 está anulado con fecha 5 de abril de 2013, y no ha sido remplazado por ninguna otra póliza.

mapfre

Es decir, la FARAS sí que contrató en su momento el seguro de responsabilidad civil, pero luego se echó atrás y lo anuló, dejando sin cobertura a sus instructores de buceo. Y si eso no fuese de por sí suficientemente grave, nuestra federación no ha tenido inconveniente alguno en enviar a los clubes una copia de documento anulado y que por tanto no tiene vigencia alguna. ¿Por qué lo ha hecho? Quizá para ocultar a los clubes que con esa anulación pretende ahorrar los 731, 37 euros que costaba dicha poliza, a costa de dejar sin cobertura a todos los instructores en su actividad formativa y de promocion del buceo. O lo que es lo mismo: a la FARAS le parece más importante ahorrar poco más de 700 Euros que asegurar a todos los ciudadanos que quieren acercarse al deporte de buceo con escafandra autónoma, y probarlo y practicarlo por primera vez  con los instructores de la federación.

Ante estos acontecimientos, nos preguntamos con tristeza cuántos instructores de buceo aragoneses querrán continuar luchando contra una federación territorial que en lugar de apoyarles en su labor de promoción y formación de nuestro deporte, no hace más que ponerles la zancadilla…

Si el plan de la FARAS es acabar con el buceo federado aragonés, su refinado método parece que va a ser un éxito. No habrá que esperar mucho para empezar a verlo. A no ser que alguien lo evite.

Avisos de protección de responsabilidad:

– Hemos cotejado con diversas fuentes la veracidad de todo lo publicado en este post; no obstante, en el caso de que cualquier información que hemos publicado sea incorrecta no tendremos ningún inconveniente en modificarla o rectificarla de inmediato.

– Publicamos el número de poliza del seguro de responsabilidad civil para que cualquier club aragonés afectado pueda comprobar la veracidad de la información publicada en este post.

– Publicamos esta información por el bien y la seguridad de todos los ciudadanos, buceadores o no, que tengan interés en las actividades subacuáticas y el buen desarrollo del deporte federado aragonés.

 

Anuncios

Responses

  1. […] transcurrido varios días desde la publícación de “Cómo acabar con el buceo federado aragonés” y a día de hoy seguimos sin saber cuáles son los seguros y las coberturas concretas que […]

  2. […] ZCO luchamos por conseguir información veraz sobre la cobertura del seguro federativo (cf.,  “Cómo acabar con el buceo federado aragonés” y “La estrategia de desinformación de la FARAS con los clubes […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: