La relación histórica y actual de España con los mares, siendo un país que cuenta con más de 7500 km de costa, y una situación geográfica que lo sitúa como punto estratégico en muchas rutas de navegación, ha originado que existan bajo sus aguas multitud de elementos, algunos olvidados, otros enterrados, otros accesibles y muchos aún por descubrir.

Las diferentes Administraciones competentes realizan una función básica para el estudio, datación, conservación y mantenimiento de gran parte de este patrimonio, que en muchos casos y por el bien de todos y de él mismo, debe quedar ahí, en el fondo marino, como estampa y registro de nuestra historia. La extracción de elementos asociados al patrimonio histórico subacuático es una actividad reglada que se realiza bajo estrictas medidas de control y seguridad; la extracción no controlada de cualquier elemento de este tipo es un robo al patrimonio de todos, es una herida a la historia, al descontextualizar la pieza de su medio y entorno y es una actividad penada de forma contundente, pero que sin la debida sensibilización de la población usuaria del medio marino, supone una actividad difícil de controlar.

Por otro lado, existe un inventario de elementos relativamente accesibles, que son visitados por los buceadores recreativos como actividad de ocio y disfrute que realizan inmersiones en esos lugares. Estos pecios (barcos o restos de los mismos) son en sí mismo un reclamo tanto para el submarinista como para la fauna y flora submarina, que encuentra en ellos una zona de asentamiento, refugio, cría o alimentación. Todos somos responsables del mantenimiento y conservación de nuestro patrimonio, pero son los centros y clubes de buceo, visitantes asiduos de estos lugares representan una pieza clave en la vigilancia y conservación de estos restos hundidos, ya integrados en el medio marino velando por las buenas prácticas en torno a los mismos.

El proyecto Bucea en la historia realizado por la Asociación Hombre y Territorio es una acción financiada, en parte, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, que trata de poner en valor el turismo asociado al patrimonio histórico sumergido: los pecios (barcos hundidos) y restos de los mismos en el territorio nacional. Para ello se ha creado una herramienta web —buceaenlahistoria.org—, actualizable y revisable, que ofrece una gran parte de las inmersiones que se pueden realizar en España, con fotos y detalles de la inmersión y enlaces a los diferentes centros que visitan el pecio, para facilitar el contacto con los mismos.

El objetivo de este proyecto es, por un lado, organizar gran parte de estos elementos sumergidos en las costas españolas en un formato de búsqueda accesible generando una herramienta de búsqueda eficaz, para que los buceadores titulados que deseen visitarlos puedan contactar con los centros y clubes que realizan inmersiones en esos puntos; por otro, ofrecer información que ayude a fomentar el mejor conocimiento y valoración de estas zonas, auténticos santuarios de vida e historia.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 10 abril 2014

Diving Medicine for Scuba Divers (2013 edition)

El manual de medicina de buceo ” Diving Medicine for Scuba Divers 2013 5th editionestá disponible para su descarga gratuita en http://www.divingmedicine.info/ en un unico pdf  o capítulo a capítulo.

Esta obra, escrita por el  Dr Carl Edmonds, Dr Bob Thomas, Dr Bart McKenzie y John Pennefather, y abarca una gran variedad de patologías y accidentes relacionados con las actividades subacuáticas.

Un interesante trabajo para tener localizado y a mano.

 

El domingo 6 de abril era la única oportunidad para el equipo de investigadores de ibones de la universidad de Zaragoza, Fundación Boreas y ZCO para obtener las muestras de agua que necesitaban para su nuevo estudio.

El ibón de Sabocos.

El ibón de Sabocos.

Se trataba de recoger unas muestras de agua del interior de la banquisa para medir los niveles de fondo de contaminantes órganicos presentes en el ibón. Su elección no es casual, pues algo más de un año unos análisis preliminares del agua de este ibón registraron la presencia de trazas de lindano.

En la cercana población oscense de Sabiñanigo existen dos vertederos, Sardas y Bailín, que contienen quizá la mayor cantidad de de vertidos de lindano de Europa y es una de las zonas de suelos más contaminados de todo el mundo. Se trata de un problema medioambiental de primera magnitud, que aún podría ser peor si los lixiviados de estos tóxicios llegan en cantidad al río Gállego. Para tratar de controlar la infiltración de la fase líquida, tras años de obras y de esperas, el lunes 7 de abril de 2014 se ha iniciado el traslado de los vertidos de lindano desde el vertedero antiguo de Bailín a un nuevo vaso especialmente protegido que tratará de minimizar los problemas de contaminación ambiental en los próximos años. Pero las obras van a durar meses, de abril a septiembre de 2014, y la cantidad de polvo y particulas microscópicas que se desperenderan en el transcurso de las mismas pueden ocasionar problemas de contaminación ambiental a muchos kilómetros de distancia. Y el agua de un ibón como Sabocos es un medio muy adecuado para medir y evaluar el efecto contaminante de este polvo transportado en suspensión por el viento.

De ahí la importancia de este muestreo previo que se realizó un día antes del comienzo de las obras.

Sin embargo, Sabocos es un lago que es conocido por el gran espesor de su banquisa invernal. Y  esta ocasión no iba a ser diferente. Los investigadores se encontraron un una capa de hielo y neviza de más de 1,7 m de espesor, con cuatro capas de duro hielo muy difícil de taladrar. En especial la capa más profunda, formada por el durísimo y transparente “hielo negro” que, tras más de dos horas de trabajo, no había sido perforado para permitir la entrada de un buceador.

Y lo que comenzó siendo una broma desesperada de los investigadores y buceadores participantes en el trabajo de campo terminó por convertirse en una solución de muestreo improvisada pero eficaz. Uno de nosotros se iba a introducir por el angosto túnel de paredes de hielo para recoger las muestras de agua bajo la banquisa. Ése fue el zco Jorge Burgos. Gracias a su sangre fría y desprecio absoluto a la clastrofobía, los investigadores lograron obtener las codiciadas muestras de agua que van a suponer el inicio de esta nueva investigación medioambiental en los ibones pirenaicos.

Os dejamos la crónica fotográfica de la jornada de campo en Sabocos:

En este muestreo se usaron por primera vez motos de nieve para transportar el material de trabajo y a los participantes.

En este muestreo se usaron por primera vez motos de nieve para transportar el material de trabajo y a los participantes.

A uno de los ratracs que iba aabrir pista para la aproximación al ibón se le quemó la junta de la culata.

A uno de los ratracs que iba a abrir pista para la aproximación al ibón se le quemó la junta de la culata.

Jorge trabajando en el interior del agujero. Tomás se toma un descanso. Tras dos horas de trabajo no se había conseguido abrir una entrada para los buceadores.

Jorge trabajando en el interior del agujero. Tomás se toma un descanso. Tras dos horas de trabajo no se había conseguido abrir una entrada para los buceadores.

Una muestra de hielo negro.

Una muestra de hielo negro.

Preparados para el primer intento de muestreo. Jorge es asegurado con un cabo y dispone de un regulador con un latiguillo de 2 m de longitud que le permitirá entrar de cabeza por el estrecho túnel hasta llegar al agua bajo la banquisa.

Preparados para el primer intento de muestreo. Jorge es asegurado con un cabo y dispone de un regulador con un latiguillo de 2 m de longitud que le permitirá entrar de cabeza por el estrecho túnel hasta llegar al agua bajo la banquisa.

Jorge Burgos en pleno muestreo.

Jorge Burgos en pleno muestreo.

El equipo de investigadores celebtra el éxito del improvisado método de muestreo . Falta Zoe que es quien tomó la fotografía.

El equipo de investigadores celebra el éxito del improvisado método de muestreo . Falta Zoe que es quien tomó la fotografía.

El héroe de la jornada.

El héroe de la jornada.

De regreso a Panticosa en la parte trasera de un ratrac de Aramón Panticosa. Cómo en cada toma de muestras el apoyo del personal de la estación de esquí fue fundamental.

De regreso a Panticosa en la parte trasera de un ratrac de Aramón Panticosa. Cómo en cada toma de muestras el apoyo del personal de la estación de esquí fue fundamental.

 

 

(Modificado de Clarin.com)

Ballena siendo destazada por marinos japones,. Foto. AFP

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya ordenó a Japón que cese la caza de ballenas en el océano Antártico, al estimar que Tokio lleva a cabo una actividad comercial haciéndola pasar por científica. “En la concepción del programa han tenido que ver consideraciones financieras, más que criterios puramente científicos”, declaró el juez Peter Tomka durante una audiencia en el Palacio de la Paz de La Haya.

El juez incidió en “la falta de transparencia” del sistema de cuotas japonesas, que según estimó “no son razonables”, e hizo valer el reducido número de publicaciones científicas en el marco del programa de investigación japonés JARPA II. “Japón debe revocar todos los permisos, autorizaciones y licencias concedidos en el marco de JARPA II y abstenerse de otorgar cualquier nuevo permiso en virtud de este programa”, ordenó.

Tokio dijo rápidamente que respetará la decisión vinculante e inapelable del órgano judicial supremo de Naciones Unidas, manifestando no obstante su “profunda decepción”. “En tanto que país que respeta el Estado de derecho (…) y miembro responsable de la comunidad internacional, Japón respetará la decisión de la Corte”, dijo a la prensa el jefe de la delegación nipona ante la CIJ, Koji Tsuruoka. La CIJ, creada en 1945 y con sede en La Haya, es el órgano judicial supremo de la ONU. Sus veredictos son vinculantes e inapelables.

Arponeo de un cetáceo por el ballenero japonés ”Yushin Maru”. Foto: AP (archivo)

Con su veredicto, la Corte le da la razón a Australia, que recurrió a ella en 2010 afirmando que Japón practicaba la caza ballenera con objetivos comerciales, pretextando un programa de investigación científica.

Japón, que alega que la caza de ballenas es una tradición ancestral, sostiene que sus actividades son científicas, pero no oculta que la carne de los cetáceos capturados termina luego en los mercados del archipiélago. Oficialmente, las investigaciones japonesas buscan determinar si es viable la captura comercial, y los ingresos de la venta de carne de ballena sirven en parte para financiar dichas investigaciones.

Según Canberra, Japón capturó más de 10.000 ejemplares entre 1987 y 2009. Oficialmente, Noruega e Islandia son los dos únicos países del mundo que practican la caza comercial de ballenas, gracias a una objeción contra la moratoria de 1986 de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que prohíbe la captura con fines comerciales.

Pesca de ballenas en Japón | AP

“Esta decisión envía un mensaje claro a los gobiernos de todo el mundo: la explotación de animales no se va a tolerar más, y los animales tienen que ser protegidos al más alto nivel”, declaró Claire Bass, de la Sociedad Mundial por la Protección de los Animales (WSPA), tras conocer el veredicto.

Los militantes ecologistas han seguido muy de cerca los debates en la CIJ, después de haber acosado a los buques balleneros en el Antártico para impedirles la caza de cetáceos, provocando a veces incidentes violentos. Los ecologistas estiman que el caso contra Japón en la Corte tiene una importancia capital para la pervivencia de este mamífero.

En abril del año pasado, Japón indicó que el número de ballenas capturadas en el Antártico en la campaña 2012-2013 cayó a su nivel más bajo, a causa precisamente del hostigamiento de los ecologistas.

Más información:

Tomás Arruebo durante la defensa de su tesis doctoral en la Universidad de Zaragoza.

Tomás Arruebo durante la defensa de su tesis doctoral en la Universidad de Zaragoza.

Valoración integral de los lagos glaciares del pirineo aragonés: una propuesta para su gestión” es el título de la tesis doctoral que el zco Tomás Arruebo ha defindido en la Universidad de Zaragoza y que ha sido calificada con un sobresaliente, y codirigida por Alfonso Pardo, instructor de nuestro club de buceo.

tesisTomasLa tesis es un ambicioso estudio multidisciplinar del estado ambiental de los lagos de origen glaciar del Pirineo Aragonés, y en ella se propone un novedoso plan de gestión integral para su conservación y gestión sostenible. El estudio ha sido el resultado de casi siete años de esfuerzo compartido entre el doctorando, un fiel equipo de investigadores de la Universidad de Zaragoza y de la Fundación Boreas , y los buceadores voluntarios de ZCO (Jorge, Fernando, Natalí, Gonzalo, Zoe y Pepe), así como los colegas de los GEAS y la UME. A todos ellos les agradecemos con estas líneas su generosidad con la investigación científica,especialmente  en estos tiempos de crisis económica. Sin su apoyo esta tesis doctoral no habría podido alcanzar el nivel de calidad científica que ha tenido.

Tomás Arruebo luciendo su toga de doctor en Geografía.

Tomás Arruebo luciendo su toga de doctor en Geografía.

Tomás y su director de tesis, Alfonso Pardo, rodeados por algunos de los buceadores de ZCO que le ayudaron en el trabajo de campo subacuático a lo largo de los años de investigación doctoral.

Tomás y su director de tesis, Alfonso Pardo, rodeados por algunos de los buceadores de ZCO que le ayudaron en el trabajo de campo subacuático a lo largo de los años de investigación doctoral.

ZCO felicita al nuevo doctor que añade a sus filas y se reafirma así en su compromiso con la defensa del patrimonio natural subacuático de Aragón y con el apoyo a la investigación científica que se hace en nuestra tierra.

Todos aquellos que estéis interesados en saber más de la investigación que ha realizado Tomás, podéis poneros en contacto con nosotros y desde ZCO haremos llegar vuestros mensajes y solicitudes al Dr. Arruebo.

 

 

Merece la pena ver estas filmaciones para entender el entorno de trabajo que encuentran los buceadores de rescate en el interior de un pecio:

.

Posteado por: zco1999 | 21 marzo 2014

Los peligros del “Santa Ana”

(Modificado de lne.es)

Autora: Myriam Mancisidor. Lin

Los camarotes son como la zona cero“, explica Carlos Galdeano, el buceador herido, que localizó a Suherman Hasan pero no consiguió liberarlo de la mesa y un banco que le aprisionaban

Nunca he participado en tareas de rescate tras el paso de un huracán, pero si tuviera que hacer una comparación, el espacio de camarotes del Santa Ana sería lazona cero de la catástrofe“, sentenció ayer.

Carlos Aradelano es forma parte desde 1998 del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Aradelano participó en las operaciones de rastreo del arrastrero portugués la pasada semana, y su experiencia da buena cuenta del riesgo que entraña para los submarinistas el trabajo en un barco hundido en posición vertical. El agente perdió parte del dedo corazón (parte de la falangeta) y anular (casi hasta la uña) a dieciséis metros de profundidad, cuando estaba a punto de terminar su turno de rastreo en el buque y justo después de intentar rescatar sin éxito el cuerpo del marinero-mecánico indonesio Suherman Hasan.

Ahora mismo estoy recuperándome de las heridas y estoy bien de cabeza: poco a poco voy asimilando lo que me ocurrió“, manifestó ayer el buzo a LA NUEVA ESPAÑA. Su experiencia en el pesquero es de vértigo.

Accedimos al barco por la bodega (zona de carga) y seguimos el camino hacia los camarotes. Entré con un compañero y otros dos se quedaron en la puerta por seguridad. Vimos la cocina y accedí a un camarote que estaba comunicado con otro porque tenía la pared rota. Entonces mi compañero se quedó también en una puerta para darme seguridad a mi. Había muebles, mucha ropa, cajones y armarios abiertos…En estos espacios no vimos ningún cuerpo“, describe. Aradelano siguió por el pasillo hacia otros camarotes.

Bastaba con tocar una cosa para que se cayera otra“, manifiesta. Así llegó el submarinista oscense hasta el salón del “Santa Ana”.

Allí estaba el marinero indonesio. Decidí entrar solo a por él, siempre por precaución. El hombre estaba placado entre la mesa y un banco de madera, y no lograba verle las piernas. Intenté tirar de él, pero no se movía. Tenía cosas encima“, asegura. Aradelano aún tenía que comprobar dos camarotes y medio más. Llegó entonces el cambio de turno.

Como había entrado el primero debía salir el último. Por las bodegas, por donde entramos, también salimos. Ahí había una placa de acero inoxidable. Las corrientes me movían y para asegurarme posé la mano en el suelo, sin ver donde me apoyaba. Esa placa se abría y cerraba unos diez centímetros y ahí me quedó la mano: noté un latigazo, nada más”, señala.
Aradelano tiró entonces de la mano hacia arriba y perdió el guante de neopreno con los restos de sus dos dedos.

No quise cortar el guante para no perder los dedos. No sé cuánto tiempo estuve allí, no sentí dolor”, precisa. Vio brotar sangre y comprobó que los dedos índice y meñique estaban intactos, aunque con contusiones. Estaba a 16 metros de profundidad.

Pensé en subir rápido, no quería por nada del mundo perder el conocimiento“, agrega. Carlos Aradelano sufrió sólo un ligero mareo. Emergió haciendo un “escape libre” (a gran velocidad). Luego fue trasladado a la patrullera de altura “Río Miño”; y de ahí en helicóptero a Gijón y en ambulancia al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) donde fue sometido a una intervención de cirugía plástica. Ahora se recupera de las lesiones en Huesca.

Al marinero-mecánico Suherman Hasan, sus colegas lograron rescatarlo al día siguiente gracias a sus explicaciones. Aradelano estuvo al pie del cañón hasta el último momento.

Trabajar en el barco es difícil, con el agravante de que está en posición vertical“, reconoce y destaca que si bien la bodega está “limpia” la zona de los camarotes está “arrasada”. Carlos Aradelano, pese a su dilatada experiencia, especialmente en cuevas bajo el agua, estuvo a punto de perder los dedos de su mano en el rastreo del “Santa Ana”.

Carlos Ardelano, el GEAS herido en el interior del Santa Ana.

Las operaciones de rastreo son complicadas“, concluye.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 19 marzo 2014

Video del buceo de rescate en el interior del Santa Ana

Nuestros colegas los GEAS, y en concreto algunos con los que hemos compartido inmersiones en los ibones del Pirineo están participando en las labores de recuperación de los cadáveres del Santa Ana. Una tarea sumamente compleja e ingrata, y no exenta de tensión y peligros, tal y como se puede apreciar en el siguiente gráfico:


En el Foro del Guardia Civil de Facebook hemos encontrado ésta filmación subacuatica de las labores de búsqueda en el interior del pesquero siniestrado. Merece la pena verlas, para hacernos una idea de las condiciones de buceo que hay en el interior de un pecio de estas características:

El GEAS Carlos Herrero, en la operación de recuperación del Santa Ana.

Deseamos a Carlos Herrero y los demás GEAS y buceadores de rescate de Salvamento Maritimo participantes en el operativo un buceo seguro y éxito en su labor de recuperación de los cadáveres de los infortunados marinos.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 15 marzo 2014

Submarinista, buzo y buceador

Aunque la gente suele emplear estas palabras como sinónimos, nosotros sabemos que no lo son. Veámoslo con unas imágenes:

Los submarinistas son los marinos a bordo de un sumergible o submarino.

El buzo se caracteriza por usar una escafandra conectada mediante un narguilé con un compresor de aire situado en superficie. En inglés se le denomina surface-supplied diver.

El buceador emplea una escafandra autónoma de buceo, el ingles SCUBA (acrónimo de Self Contained Underwater Breathing Apparatus), por eso en los paises de habla inglesa se les denomina scuba-divers.

Es decir, no somos ni buzos ni submarinistas. Somos buceadores. ;-)

Posteado por: zco1999 | 2 marzo 2014

El video ZCO del Ice Diver 2014

Hemos tardado un poco pero por fin tenemos aquí el video del Ice Diver 2014. Gracias a Fernando Garcés, nuestro buceador-camarógrafo por las valiosas escenas subacuáticas que han servido de base para la edición que os presentamos, y a Antena 3 Noticias por la secuencia inicial.

Esperamos que os guste y que os animeís a participar en la siguiente concentración de buceo bajo hielo.

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores