(Modificado de unizar.es)

Según los resultados de sus últimos trabajos el contenido de hexaclorociclohexanos (HCHs) en el agua del ibón de Sabocos aumenta en las muestras de agua recogidas en agosto pasado en relación a las de hace un año.

El documental “Qué está pasando en los ibones”, realizado por la universidad pública aragonesa, a partir de las investigaciones de este equipo, formado por especialistas de los campus universitarios de Huesca y Zaragoza y de la Fundación Boreas, recibió el sábado en La Coruña, la Mención Honorífica del Premio Prismas a la divulgación científica.

Panorámica del ibón de Sabocos.

(Zaragoza/Huesca, 17 de noviembre de 2014) El grupo de investigación sobre los ibones de la Universidad de Zaragoza -que el pasado sábado vió reconocida su labor de divulgación científica a través del vídeo documental en los Premios Prisma en La Coruña- continúa obteniendo datos sobre las sustancias presentes en estos lagos de montaña. Según los resultados de los últimos trabajos de este equipo, formado por especialistas de los campus universitarios de Huesca y Zaragoza y de la Fundación Boreas -que en algunos casos llevan más de 10 años trabajando sobre el impacto humano en estos lagos de montaña- el contenido de hexaclorociclohexanos (HCHs) en el agua del ibón de Sabocos es mayor en las muestras de agua recogidas en agosto pasado que en los obtenidos en las analíticas referidas a ese mismo período del año anterior.

Zoe Santolaria (ZCO) y Javier Lanaja, recogiendo una muestra de agua en la orilla de un ibón.

Los análisis realizados en las últimas semanas confirman este aumento de HCHs en el agua de ese lago del Pirineo aragonés. “Aunque la concentración del isómero gamma -denominado lindano- permanece constante, se observa un aumento de la concentración de otros isómeros como el beta (β-HCH), que triplica su concentración, o el alfa (α-HCH), que la aumenta 10 veces”, señalan los investigadores. “Este resultado es significativo ya que el isómero de α-HCH es el que ha aparecido en mayor cantidad en las analíticas realizadas en el río Gállego durante los períodos de contaminación de estos últimos meses”, precisan. Este compuesto “es también el más abundante en el vertedero de Bailín (Sabiñánigo), pues es el principal subproducto que la empresa Inquinosa obtenía en la fabricación del plaguicida lindano”.

Estos datos parecen confirmar la hipótesis según la cual el origen de los HCHs detectados en las aguas de Sabocos podría ser el área de Sabiñánigo. No obstante, para la confirmación de esta hipótesis el grupo de investigación continuará realizando en los próximos meses nuevos muestreos y análisis en los que se podrá contrastar, valorar y evaluar con mayor precisión la presencia y procedencia de dichos contaminantes en las aguas del ibón, así como comprobar si el traslado de residuos ha podido producir algún tipo de impacto significativo en el lago.

Es importante reseñar, precisan desde el equipo investigador, que no se trata de cantidades que supongan un peligro para la población ya que los niveles detectados están muy por dejado de los límites admisibles incluso en agua potable. No obstante tiene un gran interés desde la perspectiva científica.

Los investigadores preparan el muestreo de agua en el ibón de Sabocos.

Los isómeros de HCH son compuestos orgánicos persistentes y entre sus características está su facilidad para ser transportados por las corrientes de aire. Los ibones, localizados en zonas frías y remotas de alta montaña son ecosistemas especialmente útiles para detectar este tipo de procesos de contaminación difusa ya que debido a la pureza de sus aguas, las mínimas cantidades de compuestos contaminantes de origen antrópico pueden ser detectados mediante las técnicas analíticas adecuadas.

Los datos de esta investigación forman parte de la tesis doctoral de Zoe Santolaria, codirigida por los profesores José S. Urieta y Javier Lanaja, ambos de la Universidad de Zaragoza y cuyo objetivo principal es analizar los ibones como indicadores de los cambios ambientales a gran escala. El grupo de investigación “Ibones” está formado también por los investigadores José María Matesanz, Tomás Arruebo, Carlos Rodríguez-Casals y Alfonso Pardo. Las analíticas se han realizado con la colaboración del Laboratorio de Espectrometría y Compuestos Orgánicos Persistentes (IDAEA-CSIC).

Premio a la divulgación científica

El  Premio Prismas Casa de las Ciencias 2014 -el mayor galardón a la divulgación de la ciencia en España- entregó este sábado, 15 de noviembre, en la Coruña la Mención Honorífica en la categoría video, al  documental “Montañas de agua: ¿qué está pasando en las ibones?”, un cortometraje realizado por la Universidad de Zaragoza a partir de estas investigaciones que los integrantes de este equipo vienen desarrollando desde hace más de diez años. El profesor Alfonso Pardo, coordinador de este trabajo audiovisual, fue el encargado de recibir esta distinción en el acto que tuvo lugar, en aquella jornada, en el ayuntamiento de la capital gallega.

Alfonso Pardo (ZCO) en la entrega de los premios Prismas a la divulgación científica.

El documental, que denuncia la degradación del fondo de algunos ibones del Pirineo, ha sido distinguido entre los 56 presentados con esta mención honorífica por su calidad y originalidad dentro de este premio, convocado en los últimos 27 años por el citado consistorio, a través de Museos Científicos Coruñeses.

El audiovisual, filmado en el ibón de Sabocos, en el Pirineo aragonés, en noviembre de 2010 con la colaboración de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS), fue producido dentro del II Taller de Guión y Producción del Documental Científico, promovido por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza y financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Más información:

Este fin de semana los medios de comunicación aragoneses han puesto su ojo en el trabajo que venimos realizando en Sabocos y otros ibones altoaragoneses desde hace más de una década los investigadores de la Universidad de Zaragoza, de la Fundación Boreas y del club ZCO. El motivo no ha sido otro que la enorme alarma social que ha generado la contaminación de las aguas del río Gállego con lindano, y que está directamente relacionada con los movimientos de tierras que se han pruducido este verano en el vertedero de Bailín.

Tomás Arruebo abre un agujero a través de la banquisa para tomar una

En unas muestras que tomamos en 2011 detectamos trazas de distintos isómeros de HCH y compuestos orgánicos tóxicos  en las aguas del ibón de Sabocos, como parte de la investigación de Zoe Santolaria para su tesis doctoral. La presencia de estos compuestos es debido a un proceso de contaminación difusa en el que el viento aparece como la causa más probable de la difusión de la partículas o vapores contaminantes. Este tipo de compuestos son volátiles y tienden a evaporarse a la atmósfera con el aumento de temperatura, son transportados por las corrientes de aire y al alcanzar áreas de mayor altitud y con baja temperatura del aire, precipitan, contaminando nuevas áreas a mayor distancia del foco. Los ibones, dado que sus aguas apenas tienen elementos disueltos, son lugares especialmente indicados para comprobar este tipo de procesos.

Jorge Burgos a punto de tomar una muestra de agua en Sabocos para analizar su contenido en HCH durante la campaña de primavera de 2014.

Aunque puede haber otras causas, cuando detectamos la presencia de  HCH en las aguas de Sabocos planteamos la hipótesis de que estuviese relacionada con la acumulación de residuos en los vertederos de Sardas y Bailín. El ibón de Sabocos está situado a unos 30 km de Sabiñánigo, donde Inquinosa tenía sus instalaciones, y su altitud supera en más de un kilómetro a la de las antiguas instalaciones de Inquinosa en el Serrablo: 1.905 m por 780 m.

Aprovechando el movimiento de residuos al nuevo vaso del vertedero de Bailin, los investigadores del grupo “Ibones” hemos tomado muestras de las aguas de Sabocos en los meses de mayo, agosto y tenemos previsto un nuevo muestreo en noviembre de 2014. Se trata de analizar el contenido del agua del ibón, antes, durante y después del movimiento de tierras, para comprobar si éste ha tenido alguna incidencia en el contenido de contaminantes orgánicos del ibón. De ser así, se reforzaría sustancialmente la hipótesis del transporte aéreo de HCH hasta zonas más alejadas y a mayor altitud.

Y ahora los medios de comunicación aragoneses se han hecho eco de nuestra callada y constante labor investigadora, realizada con ilusión y profesionalidad a pesar de la práctica ausencia de financiación. Esperemos que este interés mediático se transforme de alguna manera en ayuda económica para continuar nuestros estudios en los ibones.

Localización de Sabocos, y la posible fuente de HCH en Sabiñánigo y el vertedero de Bailín.

Más información:

 

prismas

En efecto, nuestro querido documental por el documental “Montañas de agua: ¿qué está pasando en los ibones?”, galardonado con una Mención Honorífica en la  XXVII convocatoria Prismas “Casa de las Ciencias” a la Divulgación. La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar el próximo 15 de noviembre de 2014 en el ayuntamiento de La Coruña.

Este audiovisual ha sido distinguido entre los 56 presentados con esta mención honorífica por su calidad y originalidad dentro del mayor galardón a la divulgación de la ciencia en España, convocado en los últimos 27 años por el Ayuntamiento de A Coruña, a través de Museos Científicos Coruñeses.

Alfonso Pardo (ZCO) es el autor principal de este corto, en el que se denuncia la degradación del fondo de los ibones del Pirineo. El documental fue producido dentro del II Taller de Guión y Producción del Documental Científico, promovido por la Unidad de Cultura Científica de la UZ y financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). El trabajo premiado ahora contó también  con la colaboración de otros investigadores participantes en el taller, como Severino Escolano y Eduardo Aznar. 

El audiovisual fue filmado durante la primera semana de noviembre de 2010 en el ibón de Sabocos, en el Pirineo aragonés, con la colaboración de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS) y el club ZCO, y contó con la participación de numerosos investigadores (físicos, químicos, ambientólogos, geólogos, geógrafos) de la Universidad de Zaragoza, como Carlos Rodríguez, Tomás Arruebo (ZCO), Zoe Santolaria (ZCO), José María Matesanz (ZCO), Javier Lanaja, José Urieta.
El documental, que en el 2011 quedó finalista en el 2º Festival Internacional de Cine Científico y Ambiental de Doñana (FICCAD

 

Montañas de agua” continua  dándonos un montón de alegrías a todos los que participamos en su producción y realización. Enhorabuena a todos. Además, según fuentes universitarias existen posibilidades de que la universidad de Zaragoza venda los derechos de emisión de nuestro documental a TVE. ¡Estaremos atentos!

Más información:

(Modificado de Fundacion Boreas)

El pasado fin de semana se realizaron los tradicionales muestreos de aguas de los ibones de Truchas y Escalar (situados en la cabecera del valle del Aragón) en la que participaron buceadores de ZCO. En esta ocasión, además, se testó un nuevo protocolo de muestreo de la ictiofauna en el ibón de Truchas.

En la jornada del sábado 27 se realizaron las tomas de muestras de agua en los ibones de Truchas y Escalar, con la ayuda de una bomba peristáltica y una barca inflable. La jornada de campo resultó algo más accidentada que de costumbre.  Uno de los vehículos que transportaba material de trabajo se averió. Tuvimos que hacer una selección del material imprescindible para el muestreo, cargarlo en el segundo vehículo y subir andando hasta el ibón de Escalar. El acceso a estos ibones se realiza por una pista de tierra, con grandes socavones producidos por las tormentas caídas durante el verano. Este contratiempo supuso una demora de más de dos horas en el comienzo de los muestreos.

Una vez tomadas las muestras en el ibón de Escalar, nos dirigimos al ibón de Truchas porteando la balsa hinchada para no perder más tiempo.

Finalizado el muestreo de Truchas, recibimos la buena noticia de que la avería del vehículo no era muy grave y nos iba a permitir volver a Zaragoza, el único inconveniente es que no podía subir hasta el ibón con el resto de material. En ese momento decidimos continuar con el test de muestreo de ictiofauna del ibón de Truchas.

Hora y media después llegaban los equipos de buceo y el resto de material necesario. El tiempo se nos estaba echando encima y había que actuar con rapidez. Teníamos que montar una red, casi de orilla a orilla del ibón, para capturar una muestra de los peces que habitan en este lago y que nos permita caracterizarlos y recoger datos sobre de principales características morfológicas (peso, tamaño,…).

Como ya no quedaban horas de luz suficiente para instalar la red decidimos preparar parte del material para la jornada del domingo. Por ello, dedicamos los últimos momentos de luz para tender un cable de orilla a orilla del ibón sobre el cual, al día siguiente, íbamos a extender la red con ayuda de la barca.

Por la noche planificamos todo lo que íbamos a realizar en la jornada del día siguiente. Afortunadamente, Javier Lanaja consiguió la colaboración de Pedro Alierta, quien se ofreció a subir todo el material hasta la orilla del ibón en un vehículo todoterreno.

La jornada del domingo 28 comenzaba con un cielo completamente cubierto de unas amenazadoras nubes de tormenta. Nuestra única esperanza era la incorporación de Pedro Alierta, que con su todoterreno nos iba a facilitar el acceso y la subida de todo el material hasta el ibón de Truchas.

Cuando llegamos a la estación de esquí de Astún, donde trasladamos todo el material al todoterreno, comenzó a llover. Una vez en el ibón, la lluvia y el viento frio no eran presagio de una apacible jornada de trabajo. Además, las tareas a las que nos enfrentábamos eran completamente nuevas para nosotros. En superficie teníamos que desplegar una red de 30 metros de largo y 1,5 de calado, mientras los dos buceadores tenían que hacer una batida para intentar dirigir los peces hacia la red.

Una vez montada la red, esperamos 30 minutos antes de que los buceadores hicieran su batida subacuática, para lo que emplearon sopladores conectados a sus botellas para producir más burbujas que ayudaran a espantar a los peces hacia la red. La visibilidad bajo el agua no era superior a 1,5 m y los dos buceadores, unidos por un cabo de 5 m, tuvieron que navegar guiándose con una brújula.

Como experiencia fue muy gratificante desde el punto de vista humano, no así desde el punto de vista de los resultados científicos, ya que no conseguimos capturan ningún ejemplar, aunque sí que pudimos testar el método de trabajo.

Una vez más queremos mostrar nuestro agradecimiento a la estación de esquí de Astún por su apoyo y, en esta ocasión, en especial a Pedro Alierta, que sin su inestimable colaboración hubiera sido imposible realizar los trabajos de la segunda jornada.

 

Posteado por: zco1999 | 26 septiembre 2014

La isla de El Hierro, declarada Geoparque por la Unesco

(Modificado de RTVE.es)

Fotografía ganadora del concurso de la NASA elegida por los internautas: la erupción del volcán submarino de El Hierro

La isla de El Hierro ha sido declarada Geoparque por la Unesco, el sexagésimo miembro de la Red Europea de Geoparques (REG), elegida por su riqueza geológica, belleza paisajística o los programas medioambientales, entre otras características.

Así, la Unesco ha considerado que sea Reserva de la Biosfera desde el año 2000 y cuente con seis Áreas Naturales Protegidas (ANP), que cubren el 60% de su territorio, incluyendo la Reserva Marina Integral del Mar de Las Calmas.

También han contemplado la experiencia adquirida en la isla en materia sismovolcánica, el desarrollo del sector primario o las aspiraciones a convertirse en primer territorio capaz de autoabastecerse de energía eléctrica, a partir de fuentes renovables.

Panorámica desde el Mirador de Bascos, en El Hierro.

El presidente insular, Alpidio Armas, ha manifestado este martes que es una “enorme satisfacción” comprobar cómo la isla se ha convertido en un “referente internacional” de buenas prácticas en materia de sostenibilidad y en un destino con “marca diferenciada” que destaca por su extraordinario patrimonio natural y cultural.

La candidatura fue presentada en Portugal por el Cabildo de El Hierro y Ministerio de Industria, Energía y Turismo dentro del Plan de Actuaciones Especiales creado para paliar los efectos ocurridos tras la erupción de un volcán submarino en 2011.

Mejora de enclaves en El Hierro

Según ha explicado presidente herreño, desde la erupción submarina ocurrida al sur de la isla en 2011, se han unido los esfuerzos de las instituciones herreñas para que la isla funcione como un geoparque, mejorando la oferta turística con nuevas alternativas impulsadas por los principios de los geoparques.

Para ello han ejecutado toda una serie de obras y proyectos financiados con el Plan de Competitividad Canarias una Experiencia Volcánica (Gobierno de Canarias, Cabildo de El Hierro y Seggitur Ministerio Turismo).

Faro de Punta Orchilla, conocido como el faro del Fin del Mundo en el Hierro. Aquí estuvo situado, durante los siglos XVI y XVII el meridiano 0, hasta que en 1885 se cambió a Greenwich.

Entre estas actuaciones se encuentra la rehabilitación de la Cueva de la Pólvora, la recuperación de un BIC Fuente de Isora como patrimonio popular tradicional; la apertura de la Cueva de Guinea, primer tubo volcánico abierto al público general; la mejora del centro de visitantes Arbol Garoé (sustitución de paneles con información mejorada) y la reapertura del Parque Cultural El Julan (con rutas guiadas con información etnográfica, histórica y geológica), entre otros.

 

Más información:

(Modificado de ABC.es)

Sir John Franklin
Grabado incluido en Narrative of a journey to the shores of the Polar Sea (1823)

En 1845, Sir John Franklin y 128 marineros embarcaron desde Inglaterra para encontrar el Paso del Noroeste, el legendario empeño de los Británicos por rodear el continente Americano hacia el Pacífico. Iban a bordo de dos naves: HMS Erebus y HMS Terror. Ambos barcos fueron equipados con las más avanzadas técnicas de propulsión de la época y víveres para tres años, pero la expedición se perdió, como tragada por el Ártico. Se dice que abandonaron los buques y murieron de frío, hambre, tuberculosis, escorbuto y canibalismo.

Cadáver congelado del marinero John Hartnell (Fuente: Beattie y Geiger,1987).

Pero hoy sabemos que el Gobierno de Canadá se toma muy en serio la historia sumergida. Y como demuestra el descubrimiento que se anunció ayer, el de uno de los dos barcos de John Franklin, ha sabido unir los esfuerzos de distintas agencias para un logro que hará historia. Todo un ejemplo para España que continúa sin demostrar su capacidad de aunar esfuerzos ni emprender proyectos de tanta complejidad en esta disciplina. Tras un inusual anuncio del primer ministro de Canadá, Stephen Harper, se ha conocido que un equipo de arqueólogos subacuáticos ha hallado los restos de uno de los dos buques de la legendaria expedición de John Franklin que se perdieron mientras buscaban el paso del Noroeste. Harper afirmó que aún no se sabe cuál de los dos barcos de la expedición ha sido detectado por el sónar de barrido lateral. Las imágenes obtenidas sí confirman que es uno de los dos navíos de aquella empresa perdida, bien el HMS Erebus o el HMS Terror, que nunca fueron vistos por europeos después de julio de 1845, cuando un ballenero, el Príncipe de Gales, los avistó.

La imagen del sónar permite apreciar el buque casi intacto, que se eleva entre 4 y 5 metros del lecho marino y también se ha detectado el palo mayor, que fue cortado probablemente, según explicó Ray Harris, uno de los arqueólogos que dirige la búsqueda. También son visibles aparejos y otros detalles en la imagen, de gran calidad.

Imagen de sonda de barrido lateral del navío encontrado en el lecho marino.

El Gobierno canadiense ha dado las gracias a los participantes en esta búsqueda, en el Estrecho Victoria: Parques de Canadá, la Real Sociedad Geográfica Canadiense, la Fundación de Investigación en el Ártico, los Guardacostas y la Royal Navy canadiense, además del Gobierno de la región de Nunavut. ¿Alguien se imagina algo así en España, una Comunidad Autónoma y un conjunto similar de instituciones científicas colaborando en investigar un barco de Trafalgar?

Para lograr este hallazgo, según indicó Andrew Campbell, vicepresidente de los Parques de Canadá, se han empleado numerosas técnicas y estudios, tanto del hielo y sus movimientos, como sobre la construcción y medidas de ambos barcos, que eran gemelos. El descubrimiento ha tenido también una parte de suerte, porque se produjo al día siguiente de que se hallaran algunas piezas de una de las naves, un trozo de pescante y de poleas con marcas de la Royal Navy, en la zona de búsqueda al suroeste de la Isla del Rey Guillermo.

Reconstrucción de la derrota de la expedición de Franklin.

Los detalles del final de esta fracasada expedición se desconocen, pero en las tradiciones orales de los inuit se incluyen relatos sobre hombres agonizando en el desierto helado que sin embargo evitaban el contacto con los esquimales ni les preguntaban cómo sobrevivir en un medio tan duro y hostil. Se cree que finalmente no todos abandonaron los barcos, pero Campbell espera a que se realice una excavación, que si es escrupulosamente científica podrá recuperar muchísima información del interior del barco, tal vez incluso testimonios escritos de lo que sucedió.

 

Además, los investigadores creen que podría hallarse relativamente pronto la otra nave.

Después de más de cien años de misterio y de intentos de la historiografía por desvelarlo, lo cierto es que la expedición ha sido también objeto de novelas y canciones. Por todo ello, ayer la noticia corrió como la pólvora en Canadá.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 20 septiembre 2014

One Breath: la historia de William Trubridge

William Trubridge (1980) es un apneista neozelandés que ostenta el actual récord mundial en la disciplina de peso constante sin aletas.

Ésta es su historia:

 

Más información:

 

Stig Åvall Severinsen (1973) es un apneísta danés que ha batido multitud de récords bajo hielo. Veamos algunos ejemplos que nos pueden cortar la respiración.

Primero 152 m  con monoaleta y neopreno:

 

Récord sin neorpreno ni aletas bajo la banquisa: 72 m en aguas turbias:

 

Y el récord actual de 76,2 m sin neopreno ni aletas:

 

más información:

Posteado por: zco1999 | 14 septiembre 2014

Exosuit: el exoesqueleto personal submarino

(Modificado de LaRazón.com)

El Exosuit ha sido diseñadop para fines militares y profesionales.

Un equipo internacional de arqueólogos planea regresar este mes a un lugar, cerca de las islas griegas, donde se encuentran los restos de un antiguo naufragio. Y para esta misión, contarán con la ayuda de un nuevo traje de buceo avanzado, que han definido como “medio robot, medio submarino”, que les dará mucho más tiempo para explorar bajo el agua.

Uno de los principales avances de este traje es que cuenta con un sistema de soporte de vida autónomo diseñado para permitir a los buzos trabajar dos días y medio sin salir a la superficie.

Se trata de un traje ligero al que han llamado ‘Exosuit’, fabricado en aleación de aluminio. Está diseñado para permitir trabajar a un buzo durante largos períodos, a profundidades de más de 300 m de profundidad, evitando períodos de descompresión que consumen mucho tiempo. Además, tiene un sistema de propulsión y articulaciones desarrolladas por el explorador Phil Nuytten.

Según informa el ‘New York Times’, esta nueva ‘armadura’ tiene juntas rotativas muy resistentes. La más pequeña, en la muñeca, puede soportar hasta seis toneladas de presión sobre una superficie pequeña. Además, el traje está conectado a la superficie por una red de fibra óptica de alta velocidad que transmite vídeo de alta definición y cuenta con pinzas robóticas que permitirán a los buzos manipular los artefactos encontrados en el sitio.

Uno de los responsables de este proyecto, Brendan P. Foley, ha indicado que con ‘Exosuit’ el buzo siente “como si estuviera en un traje de armadura segmentada. Como Lancelot”.

La fabricación de este traje ha sido obra de Nuytco, una empresa que ha hecho trajes de buceo similares para operaciones de rescate de muchas de las marinas del mundo. Los trajes no tienen casi peso bajo el agua.

Con un aspecto de robot, el Exosuit no es un traje de buceo sino un submarino personal que evita las paradas de descompresión.

LA EXPLORACIÓN

Por su parte, la investigación que los arqueólogos van a realizar en Grecia, es sobre un naufragio ocurrido frente a la isla de Antikythera, descubierto en 1900. Parece ser un buque romano que se habría hundido durante el primer siglo antes de Cristo.

Desde su descubrimiento, los restos sólo han sido explorados una vez –por Jacques Cousteau durante varias semanas en 1976– hasta el otoño de 2012, cuando un equipo de buzos del gobierno griego, el Hellenic Ephorate, comenzó una exploración más sistemática de las aguas alrededor de la isla.

En el lugar se encuentra también un segundo naufragio, y hay alguna evidencia histórica de que las dos embarcaciones viajaban juntas, tal vez llevando material de las conquistas del general romano Lucius Cornelius Sulla, que se mostrarían en un desfile de la victoria en Roma.

 

 

 

Más información:

(Gracias Mapi)

(Modificado de ELMUNDO.es)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Copenhague ha pedido ayuda a sus colegas de la comunidad científica para clasificar dos nuevos animales marinos con forma de hongo encontrados en la costa australiana en 1986, a entre 400 y 1.000 metros de profundidad.

Descripción anatómica de Dendrogramma (Fuente: PLoS ONE)

En la reciente clasificación de las muestras de esta antigua expedición, los investigadores han aislado a dos nuevas especies, bautizadas como Dendrogramma enigmatica y Dendrogramma discoides. Los científicos catalogaron a los organismos utilizando un rango taxonómico, incluyendo el reino, el filo y la especie. Sin embargo las características de estos nuevos animales no concuerdan con ningún filo conocido en el reino animal y por ello son incapaces de clasificarlos. “Descubrir algo así es extremadamente raro, quizá ha pasado sólo cuatro veces en los últimos 100 años“, explica el doctor Olesen, coautor del informe.

Posible ubicación filogenética del genero Dendrogramma (Fuente: PLoS ONE)

Así, con los pocos datos que han podido confirmar sobre los organismos, los científicos han publicado en la revista Plos One todos los detalles sobre su estudio. “Publicamos este documento en parte como un grito de ayuda“, explica Olesen. “Puede haber alguien por ahí que ayude a clasificarlos“, concluye.

Estas nuevas especies miden pocos centímetros y consisten en un disco aplanado con un tallo y una boca en su extremo. Son multicelulares y, en su mayoría, asimétricos, con una capa densa de material gelatinoso entre la célula de la piel exterior y las capas de células interiores del estómago. Por estas características, los investigadores encontraron similitudes con otros grupos de animales, como los Cnidarios (corales y medusas) y los Ctenophora (medusas peine). Sin embargo, los organismos no cumplieron con todos los requisitos para incluirlos en esas categorías.

Arriba: Fósil de Dickisonia de la fauna de Ediacara. Abajo: detalle de las Dendrogramma EM

Olesen asegura que los nuevos animales podrían ser una rama muy temprana en el árbol de la vida, pues presentan similitudes con Dickinsonia sp., una especie de la fauna de Edicara del Precámbrico que se extinguió hace 550 millones de años. Los organismos de ese periodo evolutivo también han sido difíciles de clasificar y algunos investigadores sugieren que fueron experimentos fallidos de formas de vida multicelulares.

Reconstrucción del fondo marino con la fauna de Ediacara hace unos 560 m.a.

El científico reconoció a BBC que “con el tiempo podrían encontrar su lugar en un grupo existente, porque todavía hay muy poca información acerca de la biología del Dendrogramma“, pues los autores conservaron las muestras en formol neutro y las almacenaron en etanol al 80%, lo que hace imposible analizar su ADN. Sin embargo, se plantean intentar conseguir nuevas muestras para su estudio, lo que puede proporcionar más comprensión acerca de su relación con otros organismos. Es por esto que los autores han pedido a investigadores de todo el mundo que estén atentos ante el eventual descubrimiento de organismos similares.

 

Ejemplares de Dendrogramma enigmatica y D. discoides. (Fuente: PLoS ONE)

Más información:

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores