Posteado por: zco1999 | 30 agosto 2014

Sorpresas en el muestreo de verano 2014 de Sabocos y Baños

Vista del ibón de Sabocos (Fotografía: Zoe Santolaria).

Vista del ibón de Sabocos (Fotografía: Zoe Santolaria).

El jueves 28 de agosto de 2014, los investigadores Javier Lanaja, Carlos Rodríguez, Pepe Matesanz, Tomás Arruebo, Zoe Santolaria y Alfonso Pardo (los cuatro últimos miembros de ZCO) realizaron el muestreo de verano de los ibones de sabocos y Baños.

El equipo de investigadores.

El equipo de investigadores (Fotografía: Raúl Nuñez).

En Sabocos se realizó el habitual muestreo de agua a tres niveles, así como la toma de unas muestras especiales para unos análisis de alta resolución de compuestos orgánicos a una cota de 5-6 m de profundidad. Posteriormente, se inspeccionó el fondo del ibón, y en ese momento fue cuando saltó la primera sorpresa de la jornada.

A unos 14 m de profundidad, en el talud W del ibón, sobresalía de entre el fango parte de la cola de lo que resultó ser un fragmento de una granada de mortero. Tras comprobar de visu que el cartucho iniciador estaba percutido se extrajo con mucha suavidad del fondo y se comprobó que, en efecto, era un fragmento de una granada que había estallado.

Fragmento de granada de mortero Valero de 81 mm hallada en el fondo del ibón de Sabocos

Fragmento de granada de mortero Valero de 81 mm hallada en el fondo del ibón de Sabocos (Fotografía: Alfonso Pardo).

El diseño poco usual de las aletas estabilizadoras ha permitido identificar el fragmento, como perteneciente a una granada de mortero Valero de 81 mm., reformada, monoblock, con espoleta Sylvia/Vall.

Granada de mortero Valero de 81 mm

Granada de mortero Valero de 81 mm reformada, monoblock y espoleta Sylvia.

Se trata de un proyectil que se fabricó durante la Guerra Civil Española en distintas factorías de la España del bando Nacional, tanto en el norte como en el sur a partir de unos planos dibujados por la Jefatura de Fabricación del Norte de fecha enero de 1937 y firmados por el Coronel jefe de ese servicio José Jiménez Buesa. Este tipo de granada, con pequeñas reformas y sustituyendo la espoleta Sylvia por una  espoleta denominada “Unificada para granadas de 50 y 81 mm” (diseñada por Vicente Valero de Bernabé tras la guerra) continuó siendo reglamentaria en el Ejercito Español durante muchos años, con la denominación de “Modelo 37″ por su año de diseño y primera fabricación, como era habitual.

Corte del proyectil Valero de 81 mm, a partir de un gráfico existente en el libro “Descripción y funcionamiento del mortero de 81 mm Valero” Segovia 1938.

Si el proyectil hallado en el fondo de Sabocos fue lanzado durante la contienda o posteriormente es de momento un misterio, pero su hallazgo pone de manifiesto, una vez más, lo variado que ha sido el impacto antrópico en estos remotos entornos dulciacuícolas.

Vista del ibón de Baños desde el manantial de aguas termales"de la belleza" (Fotografía: Carlos Rodríguez).

Vista del ibón de Baños desde el manantial de aguas termales “de la belleza” (Fotografía: Carlos Rodríguez).

Tras completar el muestreo de Sabocos, los investigadores se desplazaron al ibón de Baños. Allí, Zoe Santolaria y Alfonso Pardo realizaron una inmersión de inspección en busca de unas surgencias de agua en la zona E del lago.

 

En efecto, la inmersión confirmó la existencia no de una, sino de dos surgencias de agua que habían removido una gran cantidad de sedimento formando dos enormes cráteres de más de 1,7 m de profundidad y diámetro. En uno de los cráteres, entre el sedimento apareció la segunda sorpresa de la jornada: un pequeño recipiente de madera con anillas de latón, que resulto ser un estucho de anteojos que su propietario debió perder en el lago, quizá a finales del siglo XIX o principios del XX, cuando la actividad del Balneario y los paseos en barca por el ibón estaban en su apojeo.

El recipiente de madera y latón encontrado entre el sedimento bentónico del ibón de Baños (Fotografía: Alfonso Pardo).

El recipiente de madera y latón encontrado entre el sedimento bentónico del ibón de Baños (Fotografía: Alfonso Pardo).

Funda de anteojos de finales del siglo XIX.

Funda de anteojos de finales del siglo XIX.

Finalizado el muestreo e inspección del ibón, los investigadores -en colaboración con Raúl Nuñez, técnico de mantenimiento de aguas del complejo hostelero de Panticosa Resort- muestrearon y midieron los caudales de las distintas surgencias y fuentes de aguas termales que desaguan en el ibón (i.e., Fuente de Tiberio, Fuente de la Belleza, Fuente del Estreñimiento, agua de boca proveniente del ibón de Brazatos, Barranco de Argualas y río Caldares).

Surgencia de agua sulfurosa de la Fuente de la Belleza en las inmediaciones del Balneario de Panticosa.

Surgencia de agua sulfurosa de la “Fuente de la Belleza” en las inmediaciones del Balneario de Panticosa (Fotografía: Carlos Rodríguez).

Esta campaña de muestreo fue posible gracias a la colaboración desinteresada de Aramón Panticosa y de Pan ticosa Resort. Sirvan estas líneas de agradecimiento a su apoyo a la investigación medioambiental del Pirineo Aragonés.

 

 

Más información:

Posteado por: zco1999 | 27 agosto 2014

JeDI: primera base de datos mundial de medusas

(modificado de ELMUNDO.es)

Un estudio internacional, con participación del CSIC, ha elaborado la primera base de datos mundial sobre registros de medusas para cartografiar sus poblaciones en los océanos. El trabajo, publicado en la revista Global Ecology and Biogeography, contribuye a paliar la escasa información disponible sobre la biomasa de medusas y su distribución global, que ha lastrado el debate científico y mediático sobre el comportamiento de las medusas en un océano cambiante y sobre su impacto ecológico.

Los investigadores han desarrollado la denominada Jellyfish Database Initiative (JeDI) para cartografiar la biomasa de medusas en los 200 metros superiores de los océanos del planeta y para explorar las causas medioambientales que motivan la distribución observada, según explica el investigador Carlos Duarte, biólogo del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (UIB-CSIC) y de otros dos centros de Australia y Arabia Saudí.

Con esta herramienta cualquiera puede abordar cuestiones sobre el alcance temporal y espacial de las poblaciones de medusas, ya sea a escala local, regional o global, y sus implicaciones en los ecosistemas, según señala el estudio, dirigido por la bióloga marina Cathy Lucas, de la Universidad de Southampton (Reino Unido).

Empleando los datos recogidos por el JeDI, los científicos han mostrado que las medusas y otro zooplancton gelatinoso están presentes en todos los océanos del mundo, con las mayores concentraciones en las latitudes medias del hemisferio norte. Al norte del océano Atlántico, los registros han mostrado que el oxígeno disuelto y la temperatura de la superficie del mar son los principales responsables de la distribución de la biomasa de medusas.

Este análisis espacial es un primer paso clave para establecer una base de datos de los organismos gelatinosos a partir de la que se puedan examinar tendencias futuras y evaluar hipótesis; en concreto aquellas que relacionan múltiples modificadores regionales y globales de la biomasa de medusas.

Los investigadores añaden que si esta biomasa aumenta, sobre todo en el hemisferio norte, podría alterar la abundancia de biodiversidad de zooplancton y fitoplancton. Dicha circunstancia podría tener un efecto dominó en el funcionamiento del ecosistema, el ciclo biogeoquímico y la biomasa de peces.

Base de datos de medusas

La Jellyfish Database Intiative es la primera base de datos coordinada por científicos con registros de medusas a escala global y reúne más de 476.000 datos de información sobre medusas y otros organismos gelatinosos. JeDI ha sido diseñada como una base datos de acceso abierto para investigadores, medios de comunicación y público en general, que la podrán usar como herramienta de investigación.

La base de datos está alojada en el National Center for Ecological Analysis and Synthesis, un centro de investigación multidisciplinar asociado con la Universidad de California.

El desarrollo del JeDI y una nueva evaluación dentro de un plazo de décadas permitirá a los científicos determinar si la biomasa de medusas y su distribución se ha alterado como consecuencia del cambio climático causado por el ser humano.

Más información:

Los organismos que desempeñan algunas de las funciones más importantes en la biosfera no son especialmente atractivos cuendo se trata de su movimiento.

Slow Life” es un video de realizado con la técnica time lapse en el que los animales marinos “lentos” muestran su vida secreta bajo fotograma a fotograma. Los corales y las esponjas son animales muy móviles, pero su movimiento sólo es detectable a una escala de tiempo diferente a la humana. Por ello  requiere una técnica de filmación muy especial.

Estos animales construyen los arrecifes de coral y juegan un papel crucial en el equilibrio global de la biosfera y, sin embargo, no sabemos casi nada acerca de su vida cotidiana.

 

 

Más información:

Cartel del film Pioneer.

Pioneer (noruego: Pioner) es un thriller noruego dirigida por Erik Skjoldbjærg en 2013 . El largometraje fue estrenado el 30 de agosto, seguido de una proyección en la sección de Presentación Especial en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2013.

Una escena de Pioneer.

Petter es un buceador profesional  de una plataforma petrolifera en el Mar del Norte al comienzo de la década de 1980. Noruega está iniciando su programa para la cosecha de petroleo. Petter y su hermano Knut tienen un papel clave en la colocación de la primero oleoducto submarino en el Mar del Norte. Noruegos y estadounidenses están cooperando en los trabajos de buceo más profundo de lo que nadie antes lo ha hecho, para preparar la instalación de la tubería. Petter experimenta un trágico accidente durante una inmersión de prueba. Cuando más tarde se trata de averiguar lo que realmente sucedió, él experimenta que las autoridades y sus colegas tratan de poner una cortina de humo sobre lo sucedido.

El buceador profesional Petter, el personaje principal de Pioneer.

 

El trailer del film:

 

Más información:

Posteado por: zco1999 | 15 junio 2014

El video de Hannah Fraser en defensa de los tiburones tigre

Hanna Fraser.

La medioambientalista y  modelo subacuática Hannah Fraser ha filmado un espectacular video subacuático con tiburones tigre como forma de protesta y defensa de los escualos. La iniciativa está motivada por  tras  las acciones del Gobierno de Australia Occidental contra los tiburones tigre, que ha comenzado a matarlos en masa debido a algunos ataques al azar en las playas. La acción del gobiero australiano va a prolongarse durante tres años.

Más información:

(Modificado de ELMUNDO.es)

La evolución de las mandíbulas en los animales vertebrados fue una larga y compleja odisea evolutiva que duró millones de años. A lo largo de este proceso, una serie de arcos huesudos alrededor de la cabeza en las especies más primitivas se fueron adaptando hasta formar esta estructura. Ahora, el hallazgo de nuevos fósiles en Canadá ha desvelado un eslabón clave en esta cadena evolutiva: el pez Metaspriggina, que hace unos 505 millones de años ya poseía estos arcos distribuidos a lo largo de su cabeza, protegiendo sus branquias.

Especímenes fósiles de Metaspriggina walcotti (Simonetta and Insom, 1993).

El descubrimiento, que acaba de publicar la revista Nature, supone un hito importante para conocer a los animales predecesores de los primeros vertebrados con mandíbulas.

«Nuestro hallazgo apoya la teoría de que estos peces primitivos tenían unas estructuras con forma de barras que precedieron a las mandíbulas. Estos arcos son ligeramente más gruesos y, por lo tanto, pudieron tener una función distinta antes de su transformación hacia una verdadera mandíbula», explica O Simon Conway, autor principal de la investigación, que trabaja en el departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

El hallazgo del pez Metaspriggina , por lo tanto, es una pieza clave para completar el puzle de la evolución de los vertebrados, ya que puede considerarse el punto de partida que dio origen a la mandíbula a los peces y posteriormente a los dinosaurios, mamíferos y demás especies de vertebrados que fueron poblando la Tierra, incluyendo al ser humano.

«En la evolución de los vertebrados, éste es el segundo fenómeno más importante que transforma al cuerpo. Primero está la aparición de las vértebras, y después las mandíbulas», explica Rafael Zardoya investigador del CSIC en el Museo de Ciencias Naturales.

Según Conway, la importancia del nuevo fósil radica en que se ha descubierto estos huesos en peces tan primitivos. Un hecho sobre el que, hasta ahora, solo se había teorizado, pero no se había podido demostrar. «Todos los peces tienen arcos branquiales, pero el hallazgo de estas estructuras precursoras en Metaspriggina es muy importante porque revela sus características en las especies más primitivas», explica.

Hay siete arcos branquiales a cada lado de la cabeza, 14 en total. NATURE

Hay siete arcos en cada lado de la cabeza, 14 en total.NATURE

En la actualidad, los únicos animales que viven sin mandíbulas son las lampreas y mixines, peces que se alimentan gracias a una boca redondeada que succiona la comida. «Todos los demás vertebrados son descendientes de los primeros organismos que tuvieron mandíbulas. Gracias a ellas, pudieron pasar a una vida activa y empezaron a cazar», explica el investigador español.

Más de 40 fósiles bien conservados

Las excavaciones que permitieron el hallazgo se llevaron a cabo en 2012 en un yacimiento de fósiles situado cerca del Cañón de Mármol del Parque Nacional de Koontenay (al oeste de Canadá). Allí, los investigadores desenterraron 44 fósiles de estos peces ya extintos. Hasta entonces, los científicos sólo contaban con dos ejemplares de Metaspriggina, pero estaban incompletos y parecía una misión casi imposible estudiar sus características físicas.

«Se encontraron entre sedimentos otros ejemplares al sur de China. Sin embargo, los arcos alrededor de las branquias no se apreciaban con la misma claridad que los nuevos fósiles de Metaspriggina», explica Conway. Ahora, gracias a este asombroso hallazgo, tanto por el número de ejemplares fósiles como por su buen estado de conservación, la comunidad científica ha podido estudiar con gran precisión su anatomía.

En su trabajo de Nature, el equipo señala que este singular pez primitivo pertenecía a la familia de los cordados, cuya espina dorsal se distribuye a lo largo de su cuerpo. También han comprobado que vivió hace unos 505 millones de años -en el Cámbrico- y tenía un cuerpo alargado que medía unos 60 milímetros de largo, pero no pasaba de los 13 milímetros de ancho. Además, contaba con un par de fosas nasales, un posible cráneo y unas grandes cuencas oculares que le permitían permanecer atento a lo que sucedía a su alrededor. «El detalle de los fósiles es asombroso», explica el principal investigador. «Incluso los ojos están perfectamente conservados y se aprecian claramente», añade.

Pero la mayor sorpresa para todo el equipo de investigadores llegó a la hora de estudiar el área branquial. «El análisis del área branquial y la musculatura sugiere que Metaspriggina era un nadador eficaz», asegura Conway.

En la actualidad, según explica por su parte Rafael Zardoya, en este campo de investigación se están llevando a cabo numerosos estudios tanto paleontológicos como genéticos. A partir de ellos se comparan tanto los restos fósiles como los genomas entre unas especies y otras para conocer qué rasgos han permanecido a lo largo de toda la evolución de los vertebrados.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 31 mayo 2014

Mueren dos buceadores de rescate en el Sewol

(Modificado de ABC.es)

Buzos participan en las tareas de rescate del Sewol -Reuters.

Las autoridades surcoreanas decidieron suspender las operaciones de búsqueda de los 16 cuerpos que aún permanecen desaparecidos por el hundimiento del ferri Sewol, tras el fallecimiento de un buceador de los servicios de rescate.

El buceador civil, de quien sólo ha trascendido su edad -44 años- es el segundo submarinista que pierde la vida en el rescate del transbordador surcoreano, después de la muerte de un compañero en circunstancias similares el pasado día 6.

El primer buceador fallecido,  un hombre de 53 años llamado Lee, fue ingresado poco después en un hospital en la localidad portuaria de Mokpo, donde fue declarado muerto por los servicios médicos, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap. Lee, que trabajaba para Industrias Marinas Undine, perdió el contacto con los servicios de rescate cinco minutos después de su inmersión.

Hemos decidido suspender temporalmente la búsqueda para investigar las causas exactas de sus muertes“, afirmó un responsable de los servicios de recate en declaraciones a la agencia local Yonhap.

El segundo buceador fallecido participaba en las operaciones consistentes en cortar las ventanas de la parte trasera del casco sumergido para buscar los 16 cuerpos que se cree pueden estar atrapados en el interior del barco.

Los servicios de rescate pusieron en marcha el viernes esta nueva estrategia, cuando se cumplieron nueve días sin hallar nuevos cadáveres. El buzo advirtió de que tenía dificultades para respirar y fue trasladado a un hospital cercano en helicóptero, pero fue declarado muerto poco después. Otro submarinista que le acompañaba en los trabajos para cortar las ventanas del ferri afirmó que oyó una explosión bajo el agua durante estas tareas, según Yonhap.

Hundimiento del ferri ‘Sewol’ – Reuters.

El Sewol, que transportaba a 476 pasajeros, se hundió el pasado 16 de abril después de que un giro brusco desplazara la carga hacia un lado y desequilibrara la nave, que volcó en poco más de una hora.

La investigación ha determinado de momento que el buque portaba hasta tres veces la carga permitida y recientemente había sufrido una peligrosa remodelación que le restó equilibrio, factores que se consideran cruciales para el fatal desenlace.

El trágico suceso costó la vida a 304 personas, la mayoría de ellos adolescentes de 16 y 17 años.

La relación histórica y actual de España con los mares, siendo un país que cuenta con más de 7500 km de costa, y una situación geográfica que lo sitúa como punto estratégico en muchas rutas de navegación, ha originado que existan bajo sus aguas multitud de elementos, algunos olvidados, otros enterrados, otros accesibles y muchos aún por descubrir.

Las diferentes Administraciones competentes realizan una función básica para el estudio, datación, conservación y mantenimiento de gran parte de este patrimonio, que en muchos casos y por el bien de todos y de él mismo, debe quedar ahí, en el fondo marino, como estampa y registro de nuestra historia. La extracción de elementos asociados al patrimonio histórico subacuático es una actividad reglada que se realiza bajo estrictas medidas de control y seguridad; la extracción no controlada de cualquier elemento de este tipo es un robo al patrimonio de todos, es una herida a la historia, al descontextualizar la pieza de su medio y entorno y es una actividad penada de forma contundente, pero que sin la debida sensibilización de la población usuaria del medio marino, supone una actividad difícil de controlar.

Por otro lado, existe un inventario de elementos relativamente accesibles, que son visitados por los buceadores recreativos como actividad de ocio y disfrute que realizan inmersiones en esos lugares. Estos pecios (barcos o restos de los mismos) son en sí mismo un reclamo tanto para el submarinista como para la fauna y flora submarina, que encuentra en ellos una zona de asentamiento, refugio, cría o alimentación. Todos somos responsables del mantenimiento y conservación de nuestro patrimonio, pero son los centros y clubes de buceo, visitantes asiduos de estos lugares representan una pieza clave en la vigilancia y conservación de estos restos hundidos, ya integrados en el medio marino velando por las buenas prácticas en torno a los mismos.

El proyecto Bucea en la historia realizado por la Asociación Hombre y Territorio es una acción financiada, en parte, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, que trata de poner en valor el turismo asociado al patrimonio histórico sumergido: los pecios (barcos hundidos) y restos de los mismos en el territorio nacional. Para ello se ha creado una herramienta web —buceaenlahistoria.org—, actualizable y revisable, que ofrece una gran parte de las inmersiones que se pueden realizar en España, con fotos y detalles de la inmersión y enlaces a los diferentes centros que visitan el pecio, para facilitar el contacto con los mismos.

El objetivo de este proyecto es, por un lado, organizar gran parte de estos elementos sumergidos en las costas españolas en un formato de búsqueda accesible generando una herramienta de búsqueda eficaz, para que los buceadores titulados que deseen visitarlos puedan contactar con los centros y clubes que realizan inmersiones en esos puntos; por otro, ofrecer información que ayude a fomentar el mejor conocimiento y valoración de estas zonas, auténticos santuarios de vida e historia.

Más información:

Posteado por: zco1999 | 10 abril 2014

Diving Medicine for Scuba Divers (2013 edition)

El manual de medicina de buceo ” Diving Medicine for Scuba Divers 2013 5th editionestá disponible para su descarga gratuita en http://www.divingmedicine.info/ en un unico pdf  o capítulo a capítulo.

Esta obra, escrita por el  Dr Carl Edmonds, Dr Bob Thomas, Dr Bart McKenzie y John Pennefather, y abarca una gran variedad de patologías y accidentes relacionados con las actividades subacuáticas.

Un interesante trabajo para tener localizado y a mano.

 

El domingo 6 de abril era la única oportunidad para el equipo de investigadores de ibones de la universidad de Zaragoza, Fundación Boreas y ZCO para obtener las muestras de agua que necesitaban para su nuevo estudio.

El ibón de Sabocos.

El ibón de Sabocos.

Se trataba de recoger unas muestras de agua del interior de la banquisa para medir los niveles de fondo de contaminantes órganicos presentes en el ibón. Su elección no es casual, pues algo más de un año unos análisis preliminares del agua de este ibón registraron la presencia de trazas de lindano.

En la cercana población oscense de Sabiñanigo existen dos vertederos, Sardas y Bailín, que contienen quizá la mayor cantidad de de vertidos de lindano de Europa y es una de las zonas de suelos más contaminados de todo el mundo. Se trata de un problema medioambiental de primera magnitud, que aún podría ser peor si los lixiviados de estos tóxicios llegan en cantidad al río Gállego. Para tratar de controlar la infiltración de la fase líquida, tras años de obras y de esperas, el lunes 7 de abril de 2014 se ha iniciado el traslado de los vertidos de lindano desde el vertedero antiguo de Bailín a un nuevo vaso especialmente protegido que tratará de minimizar los problemas de contaminación ambiental en los próximos años. Pero las obras van a durar meses, de abril a septiembre de 2014, y la cantidad de polvo y particulas microscópicas que se desperenderan en el transcurso de las mismas pueden ocasionar problemas de contaminación ambiental a muchos kilómetros de distancia. Y el agua de un ibón como Sabocos es un medio muy adecuado para medir y evaluar el efecto contaminante de este polvo transportado en suspensión por el viento.

De ahí la importancia de este muestreo previo que se realizó un día antes del comienzo de las obras.

Sin embargo, Sabocos es un lago que es conocido por el gran espesor de su banquisa invernal. Y  esta ocasión no iba a ser diferente. Los investigadores se encontraron un una capa de hielo y neviza de más de 1,7 m de espesor, con cuatro capas de duro hielo muy difícil de taladrar. En especial la capa más profunda, formada por el durísimo y transparente “hielo negro” que, tras más de dos horas de trabajo, no había sido perforado para permitir la entrada de un buceador.

Y lo que comenzó siendo una broma desesperada de los investigadores y buceadores participantes en el trabajo de campo terminó por convertirse en una solución de muestreo improvisada pero eficaz. Uno de nosotros se iba a introducir por el angosto túnel de paredes de hielo para recoger las muestras de agua bajo la banquisa. Ése fue el zco Jorge Burgos. Gracias a su sangre fría y desprecio absoluto a la clastrofobía, los investigadores lograron obtener las codiciadas muestras de agua que van a suponer el inicio de esta nueva investigación medioambiental en los ibones pirenaicos.

Os dejamos la crónica fotográfica de la jornada de campo en Sabocos:

En este muestreo se usaron por primera vez motos de nieve para transportar el material de trabajo y a los participantes.

En este muestreo se usaron por primera vez motos de nieve para transportar el material de trabajo y a los participantes.

A uno de los ratracs que iba aabrir pista para la aproximación al ibón se le quemó la junta de la culata.

A uno de los ratracs que iba a abrir pista para la aproximación al ibón se le quemó la junta de la culata.

Jorge trabajando en el interior del agujero. Tomás se toma un descanso. Tras dos horas de trabajo no se había conseguido abrir una entrada para los buceadores.

Jorge trabajando en el interior del agujero. Tomás se toma un descanso. Tras dos horas de trabajo no se había conseguido abrir una entrada para los buceadores.

Una muestra de hielo negro.

Una muestra de hielo negro.

Preparados para el primer intento de muestreo. Jorge es asegurado con un cabo y dispone de un regulador con un latiguillo de 2 m de longitud que le permitirá entrar de cabeza por el estrecho túnel hasta llegar al agua bajo la banquisa.

Preparados para el primer intento de muestreo. Jorge es asegurado con un cabo y dispone de un regulador con un latiguillo de 2 m de longitud que le permitirá entrar de cabeza por el estrecho túnel hasta llegar al agua bajo la banquisa.

Jorge Burgos en pleno muestreo.

Jorge Burgos en pleno muestreo.

El equipo de investigadores celebtra el éxito del improvisado método de muestreo . Falta Zoe que es quien tomó la fotografía.

El equipo de investigadores celebra el éxito del improvisado método de muestreo . Falta Zoe que es quien tomó la fotografía.

El héroe de la jornada.

El héroe de la jornada.

De regreso a Panticosa en la parte trasera de un ratrac de Aramón Panticosa. Cómo en cada toma de muestras el apoyo del personal de la estación de esquí fue fundamental.

De regreso a Panticosa en la parte trasera de un ratrac de Aramón Panticosa. Cómo en cada toma de muestras el apoyo del personal de la estación de esquí fue fundamental.

 

 

Older Posts »

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores